Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La expansión del lobo en Asturias: ya atacan a ganado a tres kilómetros de Grado

"Hasta hace unos pocos años, nunca los habíamos tenido aquí", cuentan en el pueblo moscón de San Juan de Villapañada | España es el país de la UE con más daños en reses por el cánido y los ganaderos asturianos reclaman "flexibilizar" la directriz comunitaria

Un ejemplar de lobo pixabay

Los ganaderos están que trinan con la protección total del lobo impulsada desde el ministerio de Teresa Ribera. Desde que se aprobase la orden ministerial que incluyó oficialmente al cánido entre las especies del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), estableciendo su protección total también al norte del Duero, el Principado tuvo que suspender su plan de gestión para controlar la población. Y el problema de convivencia con los ganaderos que ya existía incluso con las "extracciones" controladas de ejemplares que hacía el Principado ha ido a más a medida que las manadas del cánido siguen conquistando nuevos terrenos.

La expansión del lobo por el territorio asturiano no está cuestionada. Sí que se le estime en grave peligro en todo el territorio nacional, blindándolo completamente también en las regiones del Noroeste que concentran su gran población en España (Asturias, Castilla y León, Galicia y Cantabria). Un análisis de los datos de los estados de la Unión Europea (UE) realizado por Copa-Cogeca, entidad que representa la voz de agricultores y cooperativas agrarias en la UE, sitúa en cabeza a España en el número de ataques de lobos a ganado (5.985 en 2020), seguido de Francia (3.730) y Lituania (1.347). Si bien hay varios países sin datos registrados, el mapa dibuja una UE con cifras dispares, puesto que en otras naciones los ataques son testimoniales. De ahí la exigencia ganadera de que la UE "flexibilice" la protección de la especie, pues "no tiene sentido" que esta sea total en todos los estados miembro en base a una directiva, algo a lo que se agarra el Gobierno español para justificar su política actual de blindaje al cánido.

Entretanto, en Asturias los ganaderos denuncian cada vez más la situación. Y dan testimonio del avance de la especie. "Fue aquí, junto a Grado y a un xatu de un mes. Cerca de la iglesia de San Juan (de Villapañada). Los lobos lo sacaron por debajo del alambre. Y lo mataron. Vino un guarda, comprobó que había sido el lobo y lo certificó para cobrar la indemnización", cuenta José Ángel Álvarez.

El ternero es de la explotación ganadera de su hijo, que a sus 22 años lucha, en el pueblo situado a unos tres kilómetros de la villa moscona, por tener un futuro en el campo. “Hace unos años que anda por aquí el lobo. Primero mataba algunos burrucos. Luego empezó a meterse con terneros y, como siga así, no sé lo que hará ya. En Peñaflor mató unas ovejas. Tranquilamente acabará metiéndose en Grado”, vaticina quien es consciente de que “antiguamente no se veía por aquí esto, tengo sesenta años vividos en este pueblo y nunca anduvo el lobo por aquí hasta hará tres años”.

José Ángel Álvarez estima que “debieron ser un par de ellos (los que atacaron) por lo menos porque el ternero era muy grande y lo arrastraron veinte metros por un camino, le comieron las patas de atrás, el rabo y sacaron las tripas”. Dado el estado en el que se encontraba, certificaron rápido la muerte de la res como un ataque del cánido. Álvarez lanza un aviso, preocupado por el futuro del campo y de jóvenes que asumen el relevo ganadero como su hijo: "Con el lobo deben tomar medidas, o por lo menos pagar el valor de los daños pronto; y hay problemas incluso mayores, como lo que se paga de pienso o forraje”.

Compartir el artículo

stats