Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elsa Suárez: "Lo distintivo de Cáritas es no dejar solos a los más necesitados"

Elsa Suárez Álvarez-Cascos. LNELNE

"El elemento más distintivo de Cáritas, y mi motivación personal, es estar cerca de las personas más necesitadas, con sus historias y con sus problemas. No podemos dejarlos solos". Así se pronunció ayer María Elsa Suárez Álvarez-Cascos (Luarca, 1958), nueva directora de Cáritas Diocesana, cargo en el que releva a Aurora García García.

Casada y madre de una hija, reside en Oviedo, aunque se escapa a su Luarca natal a la mínima oportunidad. Elsa Suárez es licenciada en Químicas por la Universidad de Oviedo. Realizó un máster en Análisis Clínicos y otro en Gestión Medioambiental. En la actualidad está prejubilada después de ejercer la docencia y de trabajar en las empresas Crady Eléctrica y Temper, ambas en Gijón. Ha sido presidenta de la Asociación de Químicos del Principado de Asturias y vicedecana del Colegio de Químicos de Asturias, y en la actualidad es secretaria de la asamblea de la Asociación Nacional de Químicos e Ingenieros Químicos de España. Como bien apuntan sus apellidos, es prima segunda del expresidente del Principado Francisco Álvarez-Cascos.

María Elsa Suárez comenzó su voluntariado en Cáritas en 2013, ayudando a personas que buscaban empleo. "Di este paso porque soy católica y considero que he recibido mucho, y que mi deber es devolver lo que pueda y de una manera gratuita", relata. En 2021 pasó a ser coordinadora de Cáritas Arciprestal de Oviedo, responsabilidad que ha desempeñado hasta ahora: "Estuve muy a gusto en Cáritas Arciprestal, con un equipo de personas fabulosas, tanto trabajadores como voluntarios, pero se me pide un esfuerzo más y entiendo que debo hacerlo".

Tal y como marcan los estatutos de Cáritas, la función directiva tiene un carácter voluntario.

Compartir el artículo

stats