Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El navarro fallecido al electrocutarse en el Eo, un analista de datos

La altura del mástil, de 10 metros, y las mareas vivas, causas del accidente que acabó con la vida de David Botín García-Planas, de 22 años

Un lamentable suceso causado por la altura del mástil, de hasta diez metros, y el mar picado, que empujaron a la embarcación contra unos cables de alta tensión en la orilla del Eo. Esta es la causa a la que apunta la alcaldesa en funciones de Ribadeo, Mónica Ferreiro, para explicar el accidente que costó la vida este domingo al joven navarro David Botín García-Planas, analista de datos de 22 años que trabajaba en Barcelona y que como todos los años estaba pasando unos días de vacaciones con su familia en la villa ribadense. En el momento del accidente, a las cinco de la tarde de este domingo, el infortunado estaba con dos jóvenes.

Al tocar el mástil los cables se produjo una fuerte descarga que alcanzó al joven. Una lancha lo llevó a Castropol, la localidad más cercana. Allí, el personal del SAMU reanimó al joven, que había llegado en parada cardiorrespiratoria, para luego trasladarle al Hospital de Jarrio, donde falleció en torno a las nueve. La embarcación, que quedó varada, sería recuperada por integrantes del club náutico de Ribadeo.

El joven fallecido estudió en el Colegio San Cernin de Pamplona, que este lunes publicó en Twitter una nota de condolencia: "Toda la comunidad de San Cernin se une a la tristeza y al dolor de la familia y amigos de nuestro antiguo alumno David Botín García-Planas. Todo nuestro cariño y nuestro apoyo".

La asistencia a este joven por los servicios asturianos es un buen ejemplo de colaboración entre comunidades. No fue el único este domingo. Una mujer de 73 años sufrió un infarto en la playa de Arnao, en Castropol. Fue trasladada al centro de salud de Ribadeo y luego en helicóptero al Hospital de Lugo.

Compartir el artículo

stats