Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oftalmología y traumatología concentran la cuarta parte de las listas de espera

Los servicios sanitarios de la región aumentaron la actividad el pasado mes de octubre y bajaron la espera media en cirugías y consultas

Las listas de espera sanitarias de la región registraron el mes pasado una leve mejoría. A finales de octubre eran 171.497 las operaciones, consultas y pruebas diagnósticas pendientes de realizarse en la red sanitaria regional. Un mes antes eran 182 más. Traumatología, oftalmología y cirugía general son, por este orden, las especialidades con más pacientes esperando para pasar por el quirófano. En el caso de las consultas externas, las listas más numerosas corresponden a oftalmología, dermatología y traumatología. Son 17.320 los asturianos que aguardan una consulta con el oftalmólogo y 5.276 los que están pendientes de una operación de ojos. En total, 22.596 enfermos en espera. En traumatología, 14.211 se hallan a la espera de una consulta y 6.197 aguardan una cirugía: en total, 20.408. Entre ambas disciplinas suman 43.004 actos médicos en lista de espera: la cuarta parte del total.

La Consejería de Salud difundió ayer las cifras de lista de espera correspondientes al 31 de octubre. La sanidad pública tuvo que realizar el mes pasado casi 250 operaciones más que en octubre de 2021, y que atender cerca de 5.000 consultas con el especialista más que hace un año, para conseguir simplemente contener el número de personas que están a la espera de un acto médico especializado. A finales de octubre eran 171.497 las cirugías, consultas y exploraciones diagnósticas pendientes de realizarse en la red sanitaria regional. A finales del año pasado eran bastantes menos: 154.393. Y a finales de 2018, muchas menos: 100.046.

La demora media de los que aguardan para operarse era de 105 días a finales de septiembre y bajó a 101 días al cerrar octubre. La de consultas ha bajado de 80 días a 78.

Por el momento, la Administración sanitaria ha logrado cortar la hemorragia en la evolución de las demoras, pero no revertir la tendencia negativa. Sobre el papel, el presente mes de noviembre es propicio para llevar a cabo una actividad intensa, pero en diciembre el ritmo ya se reduce notablemente por la proliferación de fiestas. Esta leve mejoría se está consiguiendo con un despliegue máximo de horas extraordinarias de los profesionales sanitarios. Eso sí, en algunas especialidades y en determinadas actividades, al Servicio de Salud del Principado (Sespa) le está costando que los médicos se sumen a los programas especiales de lista de espera.

De otra parte, la dinámica de un sistema sanitario plantea situaciones difíciles de resolver porque entran en algo parecido a "bucles". Uno de ellos consiste en que, si se aumenta la actividad de consultas, los médicos solicitan para esos enfermos pruebas diagnósticas, y de ambos epígrafes se derivan más indicaciones de intervención quirúrgica. De alguna manera, lo que se arregla por un lado se estropea por otro.

El consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández Muñiz, destacó ayer en la Junta que "se puede ver claramente que el plan de choque funciona y ya está dando sus frutos". Según el titular de Salud, si bien no se han alcanzado las cifras que se persiguen, "vamos por el buen camino gracias al esfuerzo y el compromiso de los profesionales". "Los datos muestran que, cuando la incidencia de la pandemia lo permite, avanzamos en la mejora de las listas de espera", agregó Pablo Fernández.

Compartir el artículo

stats