La sanidad asturiana ha puesto en marcha un procedimiento especial para donar plasma cuyo objetivo es poder tratar cada año a unos 600 pacientes al año. Se trata de personas afectadas de enfermedades hematológicas, inmunológicas, neurológicas, renales o hepáticas, entre otras, que requieren la infusión de una serie de proteínas que no pueden obtenerse en cantidades suficientes con donaciones de sangre convencional.

La donación de plasma (un proceso denominado plasmaféresis) se realiza con una máquina llamada “separador celular”. Dura unos 40 minutos. Al no extraerse glóbulos rojos, es factible donar de nuevo a los 15 días, lo que posibilita que el número de donaciones anuales sea superior.

Por el momento, solo puede realizarse en la sede del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos de Asturias (Oviedo, junto al viejo HUCA, en el barrio del Cristo), programando una cita en el teléfono 985 23 24 26 o en la web www.yodonoplasma.es.

La campaña, de duración indefinida, ha sido presentada esta mañana en Oviedo por la directora general de Salud Pública del Principado, Lidia Clara Rodríguez, junto con la directora gerente y la directora técnica del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos, María Teresa Díaz Campomanes y Ana Maria Ojea, respectivamente. Un mensaje prioritario de las autoridades sanitarias: convocar a la solidaridad, para la donación normal y la de plasma, con un llamamiento especial a la franja de población más joven, que dé el relevo a los donantes más veteranos.

Los requisitos para donar plasma son los mismos que para la sangre convencional: tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos, gozar de buena zañid y tener un buen acceso venoso.