Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sanidad asturiana ya cuesta 315 millones más que antes de la pandemia

Salud prevé estabilizar 4.793 plazas y consolidar otras 2.165 que eran eventuales

Personal del Huca. IRMA COLLIN

El coronavirus ha marcado un punto de inflexión en la factura de la sanidad pública asturiana, que el próximo año ya costará 315 millones de euros más que antes del estallido de la pandemia, según el proyecto presupuestario que presentó ayer el consejero de Salud, Pablo Fernández, para 2023.

El coste de la sanidad asturiana para el próximo año se elevará a 2.126 millones, una cifra récord que se traducirá "en una inversión por habitante que superará por primera vez los dos mil euros", según destacó ayer el Gobierno regional. El presupuesto aprobado para el año 2020, cuando la pandemia aún no estaba en los cálculos ni en las estimaciones del Principado, destinaba a la sanidad pública asturiana una partida de 1.811 millones. Tres ejercicios presupuestarios después, y con la pandemia del covid de por medio, el coste sanitario ha crecido en casi un 18 por ciento para suponer algo más de un tercio del montante de las cuentas regionales. De cada tres euros del Presupuesto del Principado, más de uno tiene destino sanitario.

Casi la mitad del coste total de la sanidad pública asturiana, 977,5 millones de euros, será para pagar los sueldos de una plantilla que en el próximo año afrontará una consolidación necesaria por el elevado porcentaje de temporalidad arrastrada desde la gran recesión, hace ya más de una década. En concreto, antes de este 31 de diciembre la consejería de Salud convocará una Oferta Pública de Empleo (OPE) para estabilizar 4.793 plazas; es decir, convertir en fijos empleos que hasta ahora estaban cubiertos por personal temporal. Y además se crearán otras 2.165 plazas para consolidar puestos que en la actualidad eran eventuales pero estructurales, según detalló Concepción Saavedra, gerente del SEPA.

El consejero Pablo Fernández destacó que la atención primaria se mantiene como una de las prioridades de su departamento. El Servicio de Salud (Sespa) incrementa la partida para esta red hasta alcanzar los 578,1 millones, el 28,03% de su presupuesto. Los profesionales de Primaria recibirán una cuarta parte de la partida que la consejería de Salud destina al pago de las nóminas y, además, se destinarán 4,8 millones a la compra de equipos (ecógrafos, retinógrafos y dermatoscopios) que mejoren la capacidad de resolución en centros de salud y consultorios periféricos, así como partidas específicas para la formación de especialistas en medicina familiar y comunitaria. También se contemplan inversiones por un valor de 9,5 millones en la red de Primaria que permitirán construir los centros de salud de Nuevo Roces (Gijón), Sotrondio (San Martín del Rey Aurelio) y La Pola (Lena), entre otros, así como incrementar la eficiencia energética de 17 equipamientos más.

La atención a la salud mental será otro de los objetivos de la Consejería, que destinará a esa área una dotación de 83,5 millones de euros, casi un cinco por ciento más que en este ejercicio. El capítulo de inversiones estará dotado con 96,5 millones: más de la mitad serán para el área sanitaria de Gijón, con 38 millones para la primera fase de la reforma del Hospital de Cabueñes y también se contempla acometer actuaciones en los hospitales Carmen y Severo Ochoa (Cangas del Narcea), San Agustín (Avilés), Monte Naranco (Oviedo) y Grande Covián (Parres).

Descentralizar la Agencia Estatal de Salud "no está decidido aún"


El consejero de Salud, Pablo Fernández, trató ayer de reducir la presión sobre las expectativas y aspiraciones que pueda tener Asturias para ser la sede de la Agencia Estatal de Salud, al advertir que "todavía no está decidido que se vaya a descentralizar". La concesión de la sede de la Agencia de Inteligencia Artificial, a la que optaba Gijón, a la ciudad gallega de La Coruña ha trasladado el foco a la Agencia de Salud. La Cámara de Comercio de Oviedo pedía este miércoles "sumar fuerzas y energías" para conseguir dicha sede para Oviedo. "En el caso de que se decidiera descentralizar la Agencia de Salud, algo que aún no está claro, Asturias puede optar porque tiene muchos argumentos para ser sede. Y poco más hay", manifestó ayer el consejero Pablo Fernández.

Compartir el artículo

stats