El lamento de los sanitarios que intervinieron en el choque del kamikaze: "No pudimos hacer nada"

"El impacto fue fortísimo", aseguran quienes llegaron para atender a las víctimas

El aspecto de los coches siniestrados en la AS-II, tras el accidente.

El aspecto de los coches siniestrados en la AS-II, tras el accidente. / LNE

Xuan Fernández

Xuan Fernández

"El golpe fue muy duro, los dos fallecieron en el acto y no pudimos hacer nada por salvar sus vidas". Borja Sánchez, técnico conductor de ambulancias de Transinsa, fue de los primeros en llegar a la zona de la autovía AS-II donde tuvo lugar el brutal accidente provocado por un kamikaze en la madrugada del sábado. El siniestro acabó con la muerte de Alberto Fernández Reigada, "Beto", y Purificación Ramos Villagrasa, "Puri", la conductora que sufrió el fatal impacto.

Borja Sánchez recibió la llamada de madrugada, a la 1.37 horas, y acudió al lugar del impacto en la Uvi Móvil, en la que iban otros tres profesionales: un camillero, un médico y una enfermera. Tardaron tres minutos en llegar desde el HUCA, donde tienen la base. "Cuando llegamos a la zona, la Policía Local ya estaba controlando el lugar, así como agente de Tráfico. El primer coche que nos encontramos fue el del kamikaze y a unos metros estaba el de la otra conductora. Ambos fallecieron en el acto y poco más tarde llegaron los bomberos", relata el conductor de ambulancias.

Estaba previsto el desplazamiento de otra Uvi Móvil, pero no fue necesario debido al fatal desenlace. "Los agentes inspeccionaron la zona del accidente con perros por si acaso hubiese habido algún otro ocupante. El impacto fue fuertísimo, muy duro por la gran velocidad a la que iría y no se pudo hacer nada", insiste este operario de Transinsa.

Suscríbete para seguir leyendo