Asturias enciende su Navidad con el paraguas abierto y la ilusión intacta: “Se ve a la gente animada”

Oviedo, Avilés, Gijón, Langreo y Corvera eligen el primer día de diciembre para inaugurar el encendido navideño

Asturias enciende su Navidad con el paraguas abierto y la ilusión intacta: “Se ve a la gente animada”

A. Domínguez/ I. Peláez/ C. García

L. B. / S. G. / C. G.

La lluvia y el frío no ha evitado que Asturias encienda su Navidad. Diciembre arranca en la región con precipitaciones, termómetros en torno a los ocho grados y una gran explosión de color. Oviedo, Gijón, Avilés, Corvera o Langreo ya han inaugurado este viernes el alumbrado navideño y todas las actividades previstas para el último mes del año.

La nevadona inaugura la Navidad ovetense y la cascada de luces vuelve a desbordar Uría

Lo han vuelto a hacer. Y a lo visto, el Ayuntamiento ya ha conseguido que cada vez que se corte la calle Uría y se ponga un camión escenario al fondo, en el eje Escandalera-Santa Cruz, la gente se eche a la calle. Ayer lo hicieron, en número muy similar al que, el año pasado, respondió a la primera convocatoria de encendido con espectáculo peatonal en el centro. La diferencia es que esta vez llovía y hacía frío, pero las inclemencias meteorológicas no desanimaron a nadie.

El Alcalde_Canteli lo celebró, entusiasmado de ver que el efecto "Tekila" (la banda que en San Mateo logró uno de los mayores llenazos en ese espacio) sigue funcionando en todo tipo de circunstancias. Se lo dijo al público pero también a los periodistas después de haber apretado el botón del encendido con los niños Rodrigo Méndez y Dominique Márquez, miembros del coro "Arsis" que amenizó los minutos previos a la cuenta atrás. "Estamos trabajando mucho", explicó el regidor ovetense, "pero la gente está respondiendo". "Hay que ver cómo estaba la plaza hoy con esta tarde infernal, a Oviedo no lo para nadie". Con ese lema, el "no lo para nadie", ya había jaleado al público en Uría, añadiendo esa coletilla que ya empleó en 2022 de que esta ciudad, es "la mejor ciudad del mundo".

El Alcalde espera que las nuevas luces gusten este año. Él tiene claro, así lo proclamó, que Oviedo "es una referencia" en el Norte de España. Y se envalentonó sugiriendo que "alguien" había realizado el encendido la semana pasada porque sabían que en cuanto lo hicieran en la calle Uría la referencia pasaría a ser esta, y ninguna otra.

En su breve intervención sobre el escenario, Canteli no había dejado de dar las gracias y de felicitar las fiestas. "Gracias de corazón". "Gracias a todos y seguimos", se despidió, como anunciando nuevos hitos en la programación festiva y la animación en las calles para las próximas semanas.

Él mismo había vivido, minutos antes, las consecuencias del efecto llamada y el efecto luces de Navidad cuando intentó acercarse al escenario en coche. "Entré en Uría y no avanzábamos, esto llega más allá de la calle Toreno, con paraguas, con tiempo desagradable, pero es que estaban todos ilusionadísimos". Y era cierto que en el eje Uría-Escandalera, en el Campoamor, en Pelayo y en todo el centro no cabía mucha más gente.

Las aglomeraciones llegaron a ser de tal calibre que se podían escuchar comentarios como "pues como hubiera llegado a hacer buen tiempo no sé qué habría pasado". Porque el encendido arrastró al público no solo por Uría. El eje comercial por la parte de atrás del Campoamor, el arco de luces de la calle Pelayo, también registró oleadas de gente, todos con el móvil tratando de inmortalizar el espectáculo de luces. Y al Alcalde, que después del encendido recorrió esas calles acompañado de su mujer, Marta Suárez, y de parte de su equipo, con el concejal de Turismo Alfredo García Quintana y Charo Suárez, estuvo contento de ver ese movimiento comercial que tanto le gusta, las bolsas.

En el paseo de los Álamos, con más elementos de luz que otros años, el reclamo navideño también dejaba colas en los puestos de churros y castañas, hileras que a punto estaba de cruzar Uría y que podían tener a una familia entretenida durante media hora hasta hacerse con un cucurucho.

Si los variados motivos de luces navideñas sirvieron a la gente para peregrinar en busca del mejor "selfie", la programación musical en Uría también logró su objetivo. Durante la primera media hora, antes del encendido, había sido el coro "Arsis" de la escuela de música "Divertimento" el que puso las notas de los villancicos clásicos de la espera, 25 voces que luego acompañaron a Canteli encima del escenario para pulsar el botón del encendido y que compusieron una estampa muy navideña.

Tras ellos llegó la "Villaboy band", grupo especializado en amenizar fiestas privadas que demostró su capacidad para facturar un repertorio de pop-rock con solvencia y muy buen sonido. Abrieron con "All I want for Christmas is you" y siguieron con un repertorio variado y adaptado para casi todos los públicos, con rock español, pop de siempre y algun éxito del momento.

Entre los paraguas y los gorros de Papa Noel azul que había repartido el Ayuntamiento había un poco de todo. Muchas familias pero también grupos de adolescentes que citados por la gracia de repetir la convocatoria de fiesta multitudinaria, parejas de toda edad y condición, mucho carrito y unos cuantos ilusionados por el anuncio de que verían nevar en Uría.

Esa fue la única parte que Canteli no pudo cumplir al cien por cien ayer. Si la lluvia constante no impidió el "tekilazo" en versión navideña, sí deslució el refuerzo de cañones de nieve, y la espuma, al contacto con el agua, se convirtió nada más salir disparada por los aires en una especie de aguanieve difícil de distinguir en la noche ovetense.

Entre los deseos habituales del Alcalde, que adelanta la carta a los Reyes y el brindis de fin de año, Canteli pidió "que la gente sea feliz", y para Oviedo, "trabajo, que nadie lo pase mal, que para eso está el Ayuntamiento, para ayudar".

Oviedo enciende su Navidad con una advertencia a Vigo: "Nosotros somos la referencia del Norte de España"

VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: David Cabo

Gijón se deja conquistar por las luces: "Es un día de ilusión y todo está muy guapo"

Cinco minutos antes de las seis de la tarde, muchos paraguas se alzaron al cielo. Parecía que la bienvenida oficial a la Navidad estaría pasada por agua. Para fortuna y comodidad de los presentes en la plaza Mayor, hubo una tregua. Los alumnos del colegio Rey Pelayo, ataviados con sus gorritos de Papá Noel, se colocaron junto al gran árbol que engalana este año el ágora gijonesa. Una cuenta atrás dio paso al momento cubre, el de accionar el botón que activara la iluminación. El suspense se apoderó de la escena. El pequeño Ian López, de 4 años, tardó unos segundos en reaccionar. Había muchas miradas puestas en él. Con la ayuda de sus compañeros, López pulsó el interruptor y se hizo la luz.

Pilar Álvarez, directora del colegio, aplaudía. Era un día especial para la comunidad educativa, teniendo en cuenta que el alumnado lleva alejado del centro casi un año por un derrumbe en el suelo de un aula. «Nuestro deseo de hoy es volver a nuestro cole, a ver si se cumple», señaló Pilar Álvarez. El nerviosismo cundía por la mañana entre los escolares. «Estaban preocupados por si llovía», afirmó la directora del Rey Pelayo, expectante para ver con los críos la decoración festiva de este año. «Lo que he visto está muy chulo, ahora a ver las luces con los niños», declaró.

El Coro Joven de Gijón, resguardado en los soportales de la plaza Mayor, puso la nota musical a la cita. Como no podía ser de otra manera, sonó el «All I want for Christmas is you», un clásico. A escasos metros bailaban Vanesa Rial y su amiga Lara Rodríguez, con sus diademas navideñas. Nicolás García, de apenas año y medio de edad, flipaba con el ambiente. «Siempre me emociono», confesaba Vanesa Rial. Para ella, la jornada de ayer tenía un significado claro. «Es un día de ilusión y todo está muy guapo», aseguró Rial, que puso una leve pega. «Hay demasiados villancicos en inglés», bromeaba. La plaza Mayor solo era el punto de partida antes de explorar el brillo de otros espacios del centro de la ciudad.

Por cercanía, Campo Valdés fue el lugar elegido por muchos para realizar su siguiente parada en la ruta. El nacimiento ubicado junto a la iglesia de San Pedro causaba sensación. La familia formada por Adrián Fernández, Andrea Vila y sus hijos Enol y Lucas daba fe de ello. «Está muy guay, nos ha gustado mucho», proclamó Andrea Vila. La Navidad es una época marcada en rojo en el calendario. «Somos muy frikis. Nunca nos perdemos el encendido», decía Vila. Tocaba improvisar un poco para dilucidar las próximas estaciones del trayecto. «Iremos a la estrellona del Náutico, luego por Begoña...», aseveraba Adrián Fernández. La caminata, ayer, era totalmente asumible. Enol es un apasionado de las fiestas por «la decoración, Papá Noel y los Reyes Magos».

Las «letronas» de Campo Valdés también tenía su público fiel. A su vera se hacían un selfi Gloria Martín y Ramón Gómez, que llegaron ayer a la ciudad procedentes de Salamanca para pasar el fin de semana. Descubrir Gijón iluminado fue una auténtica sorpresa para ambos. «Tengo un sobrino viviendo aquí, pero nos hemos enterado hoy», admitía Gloria Martín. «Está todo muy bonito y es muy interesante visitarlo», añadió Ramón Gómez. El matrimonio nunca había pisado el concejo en estas fechas del año. Son más de verano. «Toca descubrir el Gijón de invierno», subrayaba Gómez.

Los Jardines del Náutico fue uno de los sitios más transitados durante la tarde-noche. El motivo era evidente, el resplandor de la célebre «estrellona», que cautivó, por ejemplo, a Macarena Rivero y a su hijo Diego Tejerina, de 7 años. No es habitual que sus agendas les permitan asistir al día del encendido, por lo que ayer había que aprovechar la oportunidad. «El Coro estuvo fenomenal, impresionante. Nos pusimos a cantar y todo», manifestó Rivero. A Diego Tejerina el despliegue lumínico y visual de la «estrellona» le fascinaba, aunque ya tiene la mira en Papá Noel y los Reyes Magos. «Lo que más me gusta de la Navidad son los regalos», indicaba con decisión. «Esperamos que la decoración nos sorprenda», afirmó Macarena Rivero, que incluso ejerció de fotógrafa improvisada por la petición de un grupo de amigos, que posaron sonrientes bajo la estrella de Oriente que llena de luz el Náutico.

«Teníamos ya muchas ganas de pasear con las luces encendidas», sostenía Ana Merás, secundada por sus hijos Pablo y Diego Aladro. Isabel Muslera recorrió las calles y plazas también con sus hijos, Mario y Pablo Rodríguez. «No veníamos hacia la ‘estrellona’, pero al verla nos acercamos», afirmó Muslera, para la que ayer arrancó «la época más especial del año». Por su energía, los críos dieron la razón a sus madres, que apoyaban sin dudarlo la instalación del árbol navideño en el centro de la plaza Mayor. Mejor eso que una farola, cuchicheaban. «Es un día genial. Llevábamos unos cuantos días viniendo a ver la ‘estrellona’ pese a estar apagada porque a los niños les encanta», resaltó Laura Suárez, madre de Sofía y Guille de la Peña.

En el entorno de la plaza del Instituto (conocida popularmente como el Parchís), los renos recreados llamaron la atención de varias generaciones. Carmen Cuentos acompañó a su hija Patricia Torre y a su nieta Carla Díaz, que el pasado 17 de noviembre cumplió apenas un añito. «Está mejor que el año pasado. Se ve que empieza a haber ambiente navideño», aseveró Torre sobre la decoración. «La abuela siempre con la nieta», decía Carmen Cuentos, que se sumó a la opinión de que Gijón estaba ayer «muy bonito».

En el paseo de Begoña, Aarón y Set Pérez, hermanos, observaban con detalle la fachada del teatro Jovellanos y las siluetas de Sus Majestades Gaspar, Melchor y Baltasar. «La decoración da mucha vida», comentaba Set Pérez. Sus hijos Emma y Gael ya estaban ansiosos por avanzar en su trayecto para asombrarse con cada adorno. El trajín también fue constante en la plazuela de San Miguel o la plaza del Marqués. En total, la ciudad brinda 736 arcos decorados, 215 motivos en farolas y 116 elementos en tres dimensiones, todo repartido en 204 ubicaciones. Los gijoneses tienen dónde escoger para meterse de lleno en una Navidad que ya deslumbra.

Así es la iluminación navideña de Gijón

Sergio García / Ángel González

Los primeros selfis bajo una lluvia de luz y color en Avilés: "Está llenísimo de gente"

"Diez, nueve, ocho, siete...". Una cuenta atrás dio el pistoletazo de salida a la Navidad, esta tarde, en Avilés, con el encendido del alumbrado en la plaza de España. La alcaldesa, Mariví Monteserín, estaba acompañada de una decena de niñas y niños que le ayudaron a pulsar el botón. En ese momento, el árbol de Navidad situado en el Parche, junto a la estrella y las luces de la fachada del Consistorio, alumbraron los rostros de los centenares de personas que se atrevieron a plantar cara a la lluvia.

Con la fecha del 1 de diciembre señalada en rojo en el calendario, Avilés dio así el primer paso hacia las fiestas con el encendido del alumbrado de las calles de la ciudad. Bajo el árbol de Navidad de 16 metros, estaban Javier Feito, Victoria Cereijo y su hija Celia, que disfrutaron de la primera tarde de Adviento en familia para disfrutar de las luces. Antes del inicio del alumbrado, ya estaban por varias familias preparadas para las primeras fotos. Entre ellas se encontraban Daniel González y su hija Ainara, de 8 años. Ambos no quisieron desaprovechar el espacio libre para hacerse algunos selfis bajo la estrella expuesta a modo de arco, que permite que los asistentes puedan transitar bajo ella. Los primeros reconocían el éxito de la primera jornada: "Está llenísimo de gente".

El alumbrado navideño avilesino, que está compuesto por 379 adornos luminosos de diferentes tamaños, se encuentra repartido en 79 localizaciones del centro de la villa y del resto de barrios. El foco y principal atractivo se encuentra en el Parche, donde hay instalada una estrella transitable, situada junto a un árbol de Navidad de 16 metros de altura. Además, la fachada del Consistorio también cuenta con decoración lumínica.

La plaza Domingo Álvarez Acebal cuenta con un portal a modo de “photocall” de tres dimensiones para que los asistentes puedan hacerse selfis en grupo. También se encuentra instalada una bola de Navidad con luces en tres dimensiones._Poco después del inicio de las luces, ya rondaban la zona varias familias que se apresuraron a obtener recuerdos de la tarde, antes de que el lugar se comenzara a llenar.

En otras zonas céntricas, como La Ferrería y La Fruta, ya están iluminados unos techos de luz dinámicos que generan un gran ambiente a la zona. Estos techos de luz también se encuentran en las plazas Carlos Lobo y El Carbayo. Además, la decoración no sólo se ciñe a las calles, sino que las edificaciones más representativas de Avilés también estarán adornadas. Es el caso de la fachada del Ayuntamiento, el Teatro Palacio Valdés, el quiosco de la música del parque del Muelle y el hórreo del Carbayedo.

Además de la zona centro de Avilés, los adornos navideños y las decoraciones lumínicas también se han extendido al resto de barrios de la ciudad. Así pues, los vecinos de los diferentes puntos de la villa ya pueden disfrutar del ambiente festivo desde la tarde de ayer.

Los avilesinos podrán disfrutar de la iluminación navideña y las decoraciones hasta el próximo 6 de enero. En cuanto a los horarios de lunes a jueves, serán de seis de la tarde a diez de la noche, ampliándose hasta la media noche los viernes, sábados y domingos. El 24 y el 31, por su parte, las luces permanecerán hasta las dos de la madrugada.

Con el alumbrado viene acompañado el inicio de la programación navideña, que comenzará el día 6 con la pista de hielo artificial. La entrada será gratuita y tendrá horarios de cinco a 9 entre semana, mientras los sábados y domingos también abrirá de 12.00 a 14.00 horas. El 24 y el 31 de diciembre el horario se recortará una hora, hasta las 20.00 horas. El 25 de diciembre y el 1 de enero será de 17.00 a 21.00, mientras que el día 5 de enero abrirá al mediodía hasta las dos.

Un día antes, el 5, llegará la primera orquesta, con la actuación de "Tekila" en la plaza Pedro Menéndez a las 23.30 horas. El 1 de enero, a la una de la madrugada, "Pasito Show" pondrá la música para celebrar el Año Nuevo. El resto de la programación arrancará el día 16. Ese día comenzarán las actividades en el recinto ferial NaviAvilés, con atracciones de feria e hinchables, el Mercado Artesanal de Navidad, el tren turístico y las jornadas de conciliación. El 20 de diciembre, abrirá la XXIV Edición de la exposición de belenes.

Avilés enciende sus 400 adornos navideños: "Está llenísimo de gente"

VÍDEO: Christian García/ FOTO: Mara Villamuza

Langreo enciende su corazón navideño para selfies

Decenas de personas, pese al adverso clima, asistieron al acto de encendido en Langreo, que se llevó a cabo en la plaza de España de Sama, delante del Ayuntamiento.

"Arcos, felicitaciones luminosas y motivos navideños adornarán las calles y, sobre todo, las distintas plazas del concejo, que serán escenario de grandes estructuras luminosas. En la plaza del Ayuntamiento se ubica un árbol de 15 metros; en la plaza Merediz, un cubo de grandes dimensiones; y en la plaza Adaro, un gigantesco corazón a modo de ‘photocall’", señalaron los responsables municipales langreanos durante la presentación del programa de actividades para la Navidad, que se abrió con este encendido.

Corvera presume de candilazo

Corvera ya ha dado la bienvenida a la Navidad. Y fue el primer concejo de la comarca en hacerlo. Sus calles están engalanadas y alumbradas desde anoche. Como si de un candilazo se tratara, el efecto de color rojo que se advierte en las nubes iluminadas por los rayos del sol al final de la tarde, el municipio llenó el ciel de color con el encendido festivo. En total, son hasta 174 adornos luminosos, de diferentes tamaños, formas y colores, los que están repartidos a lo largo de 74 localizaciones de todas las parroquias.

El acto de inicio se llevó a cabo en la plaza de Los Maestros, frente al centro Tomás y Valiente de Las Vegas. Allí, niñas y niños de los colegios públicos del concejo se encargaron de pulsar el botón que activó las luces festivas. El proceso de alumbrado se produjo de forma escalonada. Así pues, Los Campos vio cómo sus calles se encendían media hora más tarde. Cancienes, por su parte, dio comienzo a la cuenta atrás a la Navidad a las 19.00 horas y, por último, a las 19.30, fueron los de Trasona.

Destacan los árboles situados en el parque de Los Campos, el La Güelga de Cancienes y en la plaza Cuatro Estaciones de Las Vegas. Además, otros elementos llamativos son los techos de luces en la plaza del Tomás y Valiente, con las letras del concejo.

Los arcos y árboles en el parque Europa, la fachada del centro cultura de Trasona y la chimenea de La Lechera, completan la atractiva decoración. También dio comienzo el mercadillo navideño organizado por la asociación de comerciantes Apymec.