Qué hacer si uno se encuentra con un vehículo en sentido contrario: "El kamikaze iba a una velocidad más que excesiva", dice una testigo

Concha Martínez vio cómo el conductor se saltaba sin pestañear las barreras bajadas antes del túnel de Priañes

Las barreras bajadas que se saltó el kamikaze antes del túnel de Priañes.

Las barreras bajadas que se saltó el kamikaze antes del túnel de Priañes. / Luis Ángel VegaL. Á. V,

Luis Ángel Vega

Luis Ángel Vega

Concha Martínez se cruzó con el kamikaze de la Autovía de Grado en la madrugada de este sábado. Fue una visión fugaz, pero suficiente para asustarla mucho. "Pasó a una velocidad más que excesiva, saltándose las barreras que bajaron poco antes del túnel de Priañes, en el kilómetro 10 de la Autovía. Pasé demasiado miedo, porque eran varias las opciones: que pasase, como pasó, por el carril contrario o que se estrellase contra el vehículo que estaba delante y nos pudiese arrastrar a nosotros también", indicó la mujer a LA NUEVA ESPAÑA.

"Íbamos a casa y en los paneles de información de carreteras nos avisan de que viene un coche en sentido contrario y que nos paremos en el arcén. A continuación bajaron unas barreras luminosas, a eso de las doce y diez y como a los cinco minutos pasó un coche pequeño, creo que de color azul, con un solo conductor y a mucha velocidad", aseguró. La mujer hizo una foto de las barreras bajadas un par de minutos antes de que pasase el kamikaze. En ese momento llovía sobre la carretera. El conductor que iba en sentido contrario iba con el mayor aplomo. "A los cinco minutos de que pasase, se levantaron las barreras y pudimos seguir circulando", añadió Concha Martínez. "Fue una auténtica temeridad, la verdad", resumió.

La Guardia Civil sigue buscando al conductor que protagonizó este temerario recorrido. Todo indica que debió incorporarse a la Autovía en sentido contrario a la altura de Grado, en el kilómetro 13. Fue visto por otro lado en el kilómetro 4 de la carretera, a la altura de Piedramuelle (Oviedo). Debió de salirse de la vía en Oviedo, con lo que podría haber recorrido unos trece kilómetros en sentido contrario. Fue un milagro que no ocurriese un accidente.

[object Object]

Son tan solo unos segundos, pero críticos, en los que hay que mantener una frialdad de acero. Ante un kamikaze, muchos conductores se ven tan desbordados que pierden el control del vehículo y están a punto de salirse de la vía o colisionar contra otro vehículo. Estuvo a punto de ocurrir en la madrugada de este sábado, cuando un conductor circuló unos 200 metros en zig-zag tras encontrarse de frente al kamikaze. La capacidad de maniobra de los conductores ante una situación límite como ésta es mínima. Simplemente confiar en no encontrarse en la trayectoria del infractor. Es contraproducente dar las largas, puesto que el kamikaze puede deslumbrase y desviarse causando un accidente. Tampoco es aconsejable dar un frenazo y detener el vehículo en la calzada, puesto que puede ser alcanzado por el que venga detrás. Lo más aconsejable es dirigir el coche lo más tranquilamente posible, al arcén del carril derecho, con los cuatro intermitentes encendidos, y pararse para avisar a la Guardia Civil o los servicios de emergencia.