Asturias después de la Variante: la lista de proyectos que están pendientes y los planes del Principado

El Gobierno ultima una estrategia en torno a la zona logística para aprovechar el impacto de la infraestructura ferroviaria en las mercancías

Asturias después de la Variante: la lista de proyectos que están pendientes y los planes del Principado

Asturias después de la Variante: la lista de proyectos que están pendientes y los planes del Principado / LNE

Xuan Fernández

Xuan Fernández

La Variante de Pajares ya es una realidad. ¿Y ahora qué? Tachada esa eterna casilla de los deberes pendientes, Asturias mira hacia adelante para no detenerse en las celebraciones. Y entre todo lo que se avecina en materia de infraestructuras destaca una carpeta encima de la mesa del Gobierno regional: la del Corredor Atlántico. Contiene una serie de prioridades que la Consejería de Fomento trasladará en breve a Madrid. Entre ellas destaca una: la Zalia, el gran espacio intermodal, proyectado en la parroquia de San Andrés de Tacones (Gijón), pendiente de desarrollo y llamado a marcar un antes y un después en el tráfico de mercancías por su buena ubicación y posibilidades.

El Principado acelerará a principios del próximo año los contactos con el Gobierno de España para perfilar esa lista de proyectos pendientes en Asturias ligados al Corredor Atlántico y necesarios, según el Ejecutivo regional, para afrontar los nuevos tiempos tras la apertura de la Variante. Casi todos ellos, puestos ya negro sobre blanco en las últimas semanas, guardan relación directa con la Zalia, claramente una prioridad para el Gobierno y una urgencia para el sector empresarial. La misma se complementaría con la construcción Interzalia, que se trata de un área intermodal de mercancías de la zona logística. Concretando: este proyecto permitiría en un futuro próximo que las cargas transportadas fuesen directamente de la carretera al ferrocarril. Pasar sin filtro del camión al tren abarataría los costes de los transportes, algo clave para las compañías, y podría suponer la llegada de nuevas inversiones.

Permitiría elevar la competitividad de Asturias en comparación con otras regiones y aprovechar todos los recursos: las prestaciones de la Variante, los transportes, la capacidad de los puertos... Eso barruntan en el Principado, en comunicación constante con el Gobierno de Sánchez y especialmente con el equipo Óscar Puente, ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, y ya un hombre clave en Madrid para los intereses de la región. Situar a la Zalia como prioridad es una posición que, con algún matiz, comparte buena parte del empresariado asturiano, pendiente de los pasos a dar por el Principado. El Ejecutivo regional piensa que la inclusión de la Zalia en las redes prioritarias europeas fortalecería su posición como punto clave en la logística regional. La velocidad en los movimientos de todos los actores será clave en los pasos a dar, estando este proyecto pendiente de los fondos Europeos de la UE.

El Principado considera que hay una oportunidad para actualizar el proyecto existente junto con el Ministerio de Transportes, aprovechando el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que aporta la concesión de 93.500 millones adicionales de los fondos "next generation". Ese plan se aprobó en el pasado mes de octubre y fue recibido en el Ejecutivo como una gran alegría para los intereses de Asturias,

El proyecto de la Zalia, de todos modos, ya tuvo financiación europea a través de otros dos programas de la UE. El Principado presentó los proyectos con la colaboración de los puertos de Gijón y Avilés, lo que permitió elaborar un estudio informativo y el análisis de las alternativas de la estación de Zalia y posteriormente la ejecución de la primera fase del proyecto Interzalia.

El proyecto, en fin, está pendiente de rubricar, pero poco a poco se percibe un meridiano optimismo y una apuesta clara del Principado, respaldada también por los empresarios. El proyecto de ejecución la Zalia, sin actualizar los precios, se cifraba hace años en al menos 70 millones de euros la inversión necesaria para su construcción. La puesta en marcha de Interzalia, según los cálculos estimativos, requeriría 85 millones. El Principado no detiene su "lista de la compra" al Gobierno en la Zalia e Interzalia, pero por varios motivos todas las mejoras acaban relacionadas con estas áreas.

Dentro del Corredor Atlántico, que en resumen se trata de una red de infraestructuras que comunican el Arco Atlántico con el resto de Europa y la UE considera esenciales, hay más peticiones consensuadas con el gobierno de Sánchez. Dentro de la red ferroviaria, el plan de mejora de los trenes de cercanías pasará poco a poco al foco central.

De momento, hay ya una inversión comprometida de 1.500 millones de euros. Dentro del Corredor Atlántico, según los bocetos del Principado, hay dos obras previstas: la renovación integral de la línea Lena–Oviedo, que tiene un presupuesto estimado de 81,7 millones de euros. Esa actuación consistirá en sustituir balasto, carril y ampliar andenes en Ujo. Además, lo previsto es que se deje el tramo preparado para instalar el sistema "ERTMS", que es el habitual de las líneas de alta velocidad, que exige la UE. La otra actuación prevista es la variante de Villabona, que en resumidas cuentas permitiría la circulación directa en ancho convencional entre Gijón y Avilés. También reduciría el tiempo de viaje de cercanías y trenes de larga distancia entre esas dos ciudades y Oviedo, las más pobladas. Dentro de ese proyecto, se esperan más convoyes de mercancías que podrían también contar con un ramal que vaya directo a la Zalia. "Es un plan completo y estamos hablando de algunas líneas. He visto vehículos que están ya funcionando y esa será otra de las grandes transformaciones de Asturias. Contará con un servicio muy bien dimensionado y vertebrará de manera transversal la región", aseguró Óscar Puente sobre el plan de cercanías, en una entrevista concedida a LA NUEVA ESPAÑA.

Más allá del tren, el Principado también tiene pendientes diferentes mejoras en la red de autovías y autopistas. Una actuación clave es el enlace de Robledo, que permitiría la conexión entre la A-66 y la AS-II. El Principado lo considera una acción estratégica para la mejora de la movilidad y la interconexión de las vías de alta capacidad.

Además, la Zalia también cobra importancia en esta parada, porque podría conectarse de forma rápida con las dos autovías, formando un nudo esencial para dar salida a las mercancías. Este proyecto se someterá a información pública antes de que acabe el año y el estudio del trazado opta por un enlace en 4 ramales determinados.

El vial de Jove es otra de las obras pendientes. Está licitada desde mayo, tiene un presupuesto de 285,6 millones de euros y un plazo de ejecución de 59 meses. Serviría para conectar la Zalia y la carretera GJ-10 con el Puerto de Gijón y en el Principado consideran que reduciría el tránsito de camiones en la zona oeste de Gijón. Su beneficio sería doble: clave en la circulación y una mejora ambiental muy significativa. El trazado prevé una vía de 2,5 kilómetros y un carril para cada sentido. Además, dos kilómetros de su recorrido se realizarían en un túnel artificial.

El enlace Lloreda–Veriña cierra la lista por carretera. En este caso, el proyecto está en fase de redacción y el compromiso es sacarlo a información pública antes de que acabe el año. Aquí también aparece la Zalia, ya que el Gobierno de Barbón tilda como esencial esta pieza, que vendría a completar el puzle en las infraestructuras viarias que dan servicio al puerto de Gijón y la Zalia junto con el vial de Jove y el nuevo acceso por La Peñona.

El Corredor Atlántico también contempla la mejora de los puertos, con el objetivo de mejorar sus conexiones y facilitar el transporte. En total, forman parte de este proyecto 16 puertos y hay previstas inversiones globales por valor de 4,125 millones de euros. Cobran aquí especial atención las mejoras de la conexión con el ferrocarril. La Zalia, a tiro de piedra de El Musel, vuelve a ser por tanto una pieza clave. El Gobierno contempla actuaciones tanto en el puerto de Gijón como en el de Avilés.

El Musel ya forma parte de la red básica de la UE como nodo de grandes prestaciones, lo que permite financiar sus actuaciones con fondos de la UE. De momento, están adjudicadas las obras de acceso ferroviario al Muelle Norte con un plazo de ejecución de doce meses. Se espera que esté listo para el verano de 2024. Respecto a Avilés, está en fase de licitación los proyectos de extensión del ferrocarril interno del puerto.

Paralelamente a actuaciones en carreteras y vías, el Gobierno busca también destinar recursos para el diseño de una red logística de última milla, que se apoye en la mejora de los actuales polígonos empresariales e industriales.

El tirón de la Variante: 15.000 viajeros desde su apertura

Un total de 14.887 clientes viajaron ya en la primera semana de la puesta en marcha de los viajes comerciales de Alta Velocidad de Renfe entre Asturias y Madrid, tras la apertura de la Variante de Pajares. Desde el 30 de noviembre hasta el 6 de diciembre, la compañía vendió más de 80.000 billetes para viajar hasta el 15 de febrero. La campaña de ‘Superprecios’ estuvo vigente entre el 2 y el 11 de noviembre, con 25.000 billetes disponibles a partir de 18 euros para viajar entre el 30 de noviembre de 2023 y el 15 de febrero de 2024. El 30 de noviembre, fecha de inicio de los viajes comerciales tras la inauguración de la Variante de Pajares, más de 2.200 viajeros utilizaron los nuevos servicios, con cuatro trenes en cada sentido. La explotación comercial por parte de Renfe de la nueva infraestructura de Alta Velocidad se va a realizar en dos fases. En esta primera fase, que se inició el 30 de noviembre, los viajeros con origen en Madrid, Segovia, Valladolid, Palencia o León, y los que lleguen o salgan de Asturias, ya disfrutan de la reducción de tiempos de viaje, nuevas frecuencias y mejores precios. La reducción sustancial de al menos una hora en el recorrido de todos los trenes se traduce en un tiempo de 3 horas 12 minutos para salvar el trayecto entre Madrid y Oviedo.