El conductor que mató a un agente en Pravia en una prueba ciclista iba a 94 kilómetros por hora

"La causa del siniestro es la conducción temeraria", indica el informe definitivo sobre el atropello mortal de Dámaso Guillén

El lugar del siniestro en el que un coche arrolló a Dámaso Guillén (en el recuadro).

El lugar del siniestro en el que un coche arrolló a Dámaso Guillén (en el recuadro). / Guardia Civil

Luis Ángel Vega

Luis Ángel Vega

El Equipo de Reconstrucción de Accidentes ha finalizado la investigación del accidente que costó la vida al guardia civil Dámaso Guillén el pasado 1 de abril en la localidad praviana de Beifar y remitió el viernes pasado el informe al Juzgado, que concluirá próximamente la instrucción. Según el informe, el coche conducido por Yago Troncoso, arrolló a Guillén y su motocicleta a una velocidad de 94 kilómetros por hora. Los agentes no pueden ser más explíticos: "La causa del siniestro es una conducción temeraria con manifiesto desprecio por la vida de los demás, con notoria desatención a las normas de tráfico y poniendo en concreto peligro la vida de los participantes de la prueba deportiva ciclista, por parte del conductor del vehículo turismo Renault Laguna, Don Yago Troncoso Labrador".

El informe pone de manifiesto que el conductor, investigado por un delito de homicidio, no frenó al acercarse al agente y su motocicleta, que estaba cortando el tráfico para proteger a los participantes de una carrera ciclista. En la carretera no había señal alguna de frenado. Tampoco realizó maniobra evasiva alguna.

Atropello y huida

El cuerpo del Guillén se elevó varios metros –cuatro o cinco según los testigos– y fue lanzado a unos 40 metros de distancia, tal fue el brutal impacto recibido. El coche se estrelló contra el quitamiedos y no pudo seguir avanzando, por lo que el conductor saltó del mismo y huyó en medio de la espesura, siendo detenido por los agentes tiempo después. Troncoso venía huyendo de la localidad de Beifar, tras atacar con un hacha al hombre que lo había tenido albergado e intentar golpear a un vecino que logró arrebatarle el arma.

En la causa está personada la familia del fallecido, cuyos intereses defiende el letrado Carlos Hernández Fierro. Dámaso Guillén recibió a título póstumo la cruz del mérito civil con distintivo rojo, que recogieron su viuda y su hija durante los actos motivo de la festividad del Pilar, el pasado 12 de octubre.

Por lo que se refiere al investigado, fue ingresado en la cárcel de Topas (Salamanca). Yago Troncoso, carreñense de 29 años, conoció a la persona que le acogió en su casa de Beifar en un albergue para personas sin hogar. La defensa del presunto autor de los hechos sostiene que es un enfermo mental que no era dueño de sus actos el día que se produjo el atropello mortal, pero la declaración de la persona atacada por Troncoso pone en duda esta tesis.