Asturias y sus visitantes "flipan" a más de 20 grados en Navidad: "Esto no es normal"

Locales y turistas aprovechan la buena temperatura, con máxima de 23 grados registrada en Gijón, para abarrotar las calles y quitarse los abrigos

P. Palomo / V. Delgado / I. Landazuri / D. Montañés

Como un apacible día de verano. Así transcurrió en Asturias buena parte de la jornada de ayer, cuando se alcanzó una máxima de 23 grados en el campus universitario de Gijón en torno a las 13.40 horas o 22,8 en Mieres poco después. Los termómetros llamaron la atención de los turistas, que se esperaban una meteorología menos benigna, y de los asturianos, que aprovecharon para disfrutar de unas horas sin abrigo. Hoy, se repetirán temperaturas altas para diciembre, pero no tanto.

Paulina Sielska y Ainhoa Madejón, dos madrileñas que pasaron ayer el día en Gijón, estaban preparadas para el calor porque habían mirado las previsiones. Se pusieron vestidos adecuados, pero al final les cogió el ligero orbayu que cayó por la tarde. Estaban acompañadas por Maikel Moreira, que hizo de fotógrafo en la obligada parada de las "Letronas". Como ellos tres, muchos tuvieron que pasar de la manga corta matinal, al paraguas vespertino. Este grupo procede de la ciudad de Alcalá de Henares y ayer hicieron noche en León. Al estar Gijón cerca decidieron venir a pasar el día. "Vamos a ver si podemos comer un buen cachopo y una buena fabada", comentaron hasta de proseguir su camino hacia el "Elogio del Horizonte".

Por la izquierda, Ángeles Álvarez y Miguel Pardavila, en el parque del Muelle de Avilés, un termómetro en la plaza del Carmen de Gijón y Fernando Canga ante la iglesia langreana de Sama. | Ricardo Solís / Marcos León

Un termómetro en la plaza del Carmen de Gijón. / Marcos León

En Oviedo, más de lo mismo. La Navidad se ha adelantado en la capital con los adornos, las multitudes y las luces, pero echando un vistazo a la temperatura de ayer cualquiera diría que lo que ha llegado es la primavera. A las siete de la tarde, el termómetro del paseo de los Álamos marcaba 19 grados. Luis Fernández, que paseaba un carrito de bebé por el Campo San Francisco, se mostraba muy sorprendido. "Salí de casa creyendo que haría frío y me sobran capas por todos lados", decía. No muy lejos, las jóvenes Aurora Suárez y Juana Menéndez disfrutaban del buen tiempo mientras contemplaban el alumbrado y se fotografían bajo el arco luminoso de la calle Pelayo. "Luego dirán que no existe el cambio climático", comentaban. Por su parte, a Enrique Coto y María José Clavería el calor no les echaba para atrás a la hora de tomarse un chocolate caliente junto a la Catedral. "Esto entra siempre. Hasta con 40 grados", bromeaban.

Un termómetro en el cruce entre las calles Uría y Toreno, en Oviedo, a las siete de la tarde de ayer.

Por la izquierda, Ángeles Álvarez y Miguel Pardavila, en el parque del Muelle de Avilés. / Ricardo Solís

"Esta semana ha venido muy buena y hay que aprovecharlo porque en unos días igual se pone peor", comentaba por la mañana Fernando Canga, de paseo por Langreo. "Lo malo es que oscurece muy temprano, pero hay que aprovechar para tomar el vermú y dar una vueltina por ahí. Lo que hace falta es que se mantenga así hasta Navidad", añadía.

En manga corta por Navidad

Fernando Canga ante la iglesia de Sama de Langreo. / P. Palomo / V. Delgado / I. Landazuri / D. Montañés

Ángeles Álvarez no dudaba ayer en quitarse la sudadera ante el agobiante calor mientras paseaba por el parque del Muelle de Avilés junto a su marido, Miguel Pardavila. "Hace muchísimo calor, esto no hay quien lo aguante, aunque es mejor que haga bueno", comentaban ambos, sorprendidos por las elevadas temperaturas, más propias de primavera que de pleno mes de diciembre. "Desde luego, no es normal", añadían. Tras las lluvias de los últimos días, aprovecharán el buen tiempo para disfrutar de un fin de semana lleno de planes. "Vamos a dar un paseo, comeremos tarde y luego quedaremos con los amigos por la tarde, que hay que gastar la extra de Navidad", reía Pardavila, mientras seguía su paseo.

termometro maximas

Las máximas de ayer en Asturias. / LNE