Entrevista | Fernando Marrón Coordinador de USAGA

"La protesta en Oviedo logró poner a la gente de nuestro lado, llamamos la atención sin crispar"

"ASAJA y COAG no se presentaron a nuestra movilización; USAGA estará en la tractorada de Unión de Uniones en Madrid el día 21"

Fernando Marrón informa a los manifestantes del acuerdo con el Principado en plena calle Uría, en Oviedo.

Fernando Marrón informa a los manifestantes del acuerdo con el Principado en plena calle Uría, en Oviedo. / Luisma Murias

Mariola Riera

Mariola Riera

A Fernando Marrón no le queda otra que realizar esta entrevista con LA NUEVA ESPAÑA mientras atiende a sus vacas lecheras en Poles (Salas), de donde es y donde tiene una ganadería familiar (también cría 50 reses de la raza japonesa waygu) que antes fue de su padre y antes de su abuelo, y él ha pasado a su hijo. Es desde 2016 coordinador de USAGA (Unión de Sectoriales Agrarias de Asturias), una escisión de COAG, a la que estuvo afiliado. Tiene mucho trabajo pendiente en la cuadra después de una semana de mucho ajetreo para preparar, junto a URA, la tractorada del pasado jueves. "Tanta asamblea hizo que las vacas quedaran en un segundo plano, pero mereció la pena", dice orgulloso.

–¿Contento?

–Pienso que lo logrado ha sido excepcional, hemos fijado un antes y un después de cómo hay que movilizarse. Hicimos todo lo contrario a lo que están haciendo en el resto de España, que es crispar y poner a la opinión pública en contra con asaltos o cortes de carreteras. No quisimos complicar la vida a los ciudadanos, pero era necesario reventar todo esto y en USAGA y URA apostamos por una movilización que llamase la atención pero sin molestar. Estar en Uría, en medio de Oviedo, haciéndonos notar sin molestar ha sido importante. La gente se puso de nuestro lado, nos aplaudió y nos apoyó. El apoyo de los medios es de agradecer, también. El comportamiento de todos fue ejemplar y se logró una presión social importante.

–¿Qué destaca del acuerdo? ¿Ya todo está logrado?

–De los diez puntos que llevábamos ocho los aceptaron en mayor o menor medida, y así quedó reflejado y firmado en un documento por todas las partes. Fue una negociación buena, de pedir más cosas no conseguiríamos nada. Lo logrado supone un gran avance.

–Las grandes organizaciones, ASAJA y COAG, dicen que tales medidas ya las había comprometido el Principado días atrás con ellos y UCA.

–Están preocupadas por lo que hicimos y me alegro. Hasta ahora se reunieron ellos con la administración regional y no se había solucionado nada de momento. Nosotros tampoco hemos logrado nada ya, pero al menos le hemos dado una vuelta a la situación.

–Hubo momentos de tensión en la protesta, ¿temió en algún momento que se complicara?

–Era una situación límite. Durante la reunión con el Consejero Marcelino Marcos hubo que salir a mitad de la misma para aplacar los ánimos de los ganaderos. Todos lo entendieron y nos hicieron caso. Fue encomiable su comportamiento y logramos cosas sin romper un plato.

–¿Por qué tanto interés en renovar el Consejo Agrario?

–Por algo será cuando las grandes organizaciones cuestionan que queramos renovarlo... Es que se llevan 22 años sin convocar elecciones, que deberían ser cada 4 años. ¿Por qué hay miedo a convocarlas? Ahora los que están en la mesa están nombrados a dedo, renovados automáticamente por cada gobierno.

–USAGA se ha implicado mucho con la recuperación de los montes comunales y es la única petición que el Consejero de Medio Rural se ha negado a cumplir. ¿Por qué ha pasado esto?

–Yo expuse los motivos de por qué los están gestionado indebidamente y no contestaron. Quedó pendiente de abordar esta cuestión, pero yo logré explicar bien este asunto en el que estamos muy implicado. Nadie me rebatió mis argumentos, creo que en algunos casos fue por desconocimiento de la situación.

–¿Asuntos como ir contra la Agenda 2030 o dudar de la eficacia de la vacuna de la lengua azul no roza quizás el negacionismo o posiciones extremas? Luego piden al mismo tiempo una vacuna para la EHE (enfermedad hemorrágica epizoótica) de las vacas. Es difícil de entender.

–Solo criticamos que al detectar dos casos en Gijón en noviembre se obsesionasen por vacunar contra la lengua azul ante la presión. No cuestionamos la vacuna, sino que advertimos de que en la última campaña hubo muchos abortos en el ganado. Ahora nos informan de que se están produciendo algunos. Solo informamos, no queremos alarmar. Es realidad. En cambio, frente a los dos casos de lengua azul en noviembre había también ganaderías con 20 y 30 animales tirados en el suelo por la EHE. Para esto la única solución es desarrollar una vacuna, que cuesta mucho dinero en investigación pero es necesaria. Parece ser que la hay en EE UU. Insistimos en que es necesaria, sobre todo, por la alta mortalidad en la ganadería de carne, donde es difícil detectar a tiempo los síntomas.

–Las grandes organizaciones agrarias, ASAJA, COAG y UCA, saldrán a la calle el día 21 en defensa del sector. ¿Va a ir URA o usted a título personal?

–No me representan. ASAJA y COAG tampoco se presentaron a las nuestras. El 21 estaré en Madrid con la Unión de Uniones, en la tractorada ante el Ministerio de Agricultura.