Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno tratará de que los bancos adelanten los pagos a los ganaderos por los daños del lobo

Medio Rural asume que los intentos de revertir el nuevo régimen de protección de la especie "van a demorarse y eso nos genera problemas"

Un ejemplar de lobo ibérico.

"Mientras tanto", o mientras sigue la pelea hasta ahora infructuosa para tratar de revertir la intención del Gobierno central de incluir al lobo entre las especies merecedores de "protección especial", el Principado busca "avanzar en los mecanismos compensatorios que no son la solución, pero que tienen que funcionar bien". El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, habla del pago de los daños provocados por la fauna salvaje, de su compromiso de garantizar que lleguen a las cuentas de los ganaderos "en un máximo de tres meses en este ejercicio" y también de su proyecto para que el abono "pueda ser adelantado de manera gratuita por entidades bancarias colaboradoras que así nos lo están manifestando". Calvo respondía a una pregunta del diputado de Ciudadanos Sergio García en la sesión de control al Gobierno en la Junta y había vuelto a lamentar la incapacidad de su departamento para desarrollar el plan de gestión del lobo. La petición de medidas cautelares que las comunidades afectadas del noroeste han presentado contra la orden ministerial que incluye al lobo entre las especies especialmente protegidas "no ha sido atendida". La solución "va a demorarse y eso nos genera problemas. Nuestro plan de gestión ahora no puede desarrollar los controles poblacionales imprescindibles para la coexistencia de la ganadería extensiva con el lobo" y mientras perseveran -"esta semana volveremos a trasladar una iniciativa europea conjunta a través del Gobierno de Cantabria"-, viene a decir, se centran en la compensación insuficiente de los pagos.

"Los míos son los intereses de Asturias". Eso se obligó a añadir el Consejero cuando el diputado interpelante puso ante sus ojos la certeza de que el problema del lobo en la cornisa cantábrica lo han generado "los suyos", la ministra socialista de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera; el secretario de Estado de Medio Ambiente, el asturiano Hugo Morán, y los grupos que representan al PSOE en el Congreso y el Senado. Sergio García auguró malas noticias porque "la decisión está adoptada", dijo, "y va contra los intereses de los ganaderos asturianos y los representantes socialistas en el Congreso y el Senado van a tener que seguir los edictos del Gobierno de la nación".

Compartir el artículo

stats