Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paso de Bartolomé al grupo mixto resta 50.000 euros de la asignación de Cs y da voz al diputado

La Junta confirma los cambios en la estructura del parlamento y otorga tiempos de intervención y cupos de presentación de iniciativas al parlamentario expulsado de la formación naranja

Armando Fernández Bartolomé. EFE

La Junta General del Principado ha consumado este miércoles el paso al grupo mixto del diputado Armando Fernández Bartolomé, expulsado de Ciudadanos, y la reorganización del funcionamiento de la cámara a que este trasvase da lugar. Es el retorno del grupo mixto al parlamento autonómico por primera vez desde 2015 y como primer efecto reduce en unos 50.000 euros la asignación económica de la formación naranja, que por acuerdo de la Junta de Portavoces ha reestructurado el reparto de acuerdo con la nueva configuración, con ocho grupos donde había siete, cuatro diputados donde Ciudadanos tenía cinco y sin afectar a la dotación que recibe el resto de formaciones. Fernández Bartolomé pasará él solo a ser el mixto y recibirá la dotación correspondiente a su representación. Ha renunciado a la parte proporcional de los medios materiales a que también tendría derecho, dado que por ocupar un puesto en la Mesa de la cámara ya dispone de ellos, entre otros un despacho, y "no necesito más", ha dicho él mismo está mañana, "siempre que el grupo mixto no se amplíe en el futuro".

Bartolomé tendrá además algo de lo que hasta ahora no disponía, voz en las sesiones de la cámara y cupos de presentación de iniciativas y de presencia en las comisiones cuando se reanude la actividad parlamentaria en septiembre. En los plenos de los martes, los de control al Gobierno, podrá presentar una interpelación o dos preguntas; en los de orientación de los miércoles podrá escoger entre formular una pregunta al presidente o presentar una proposición no de ley o moción. De momento, el diputado mantiene su puesto como secretario segundo en la Mesa de la cámara, toda vez que su nombramiento es "nominal", ha recordado él mismo, y una eventual remoción debe ser acordada por el Pleno por mayoría absoluta. Traduciendo, Ciudadanos necesitaría el apoyo del PSOE para sacar a Fernández Bartolomé de la Mesa y, por el momento, esa es una labor que no se ha emprendido aún, pero que en modo alguno se descarta. "Es un trámite que tendremos plantear y que iremos viendo a medida que se recupere la actividad parlamentaria", ha asegurado la portavoz naranja, Susana Fernández después de dejar claro que ahora el diputado expulsado de su formación ya sólo "se representa a sí mismo", que su presencia en el órgano de gobierno de la Junta tiene poco sentido y que "debe ser un diputado de Ciudadanos quien represente" al grupo en la Mesa.

Mientras llega el momento de plantear esa cuestión, Fernández Bartolomé habla de la consumación de "la crónica de una expulsión anunciada" en un día de "tristeza absoluta". El diputado ha prometido trabajar desde su nueva ubicación "con coherencia. Llevo tres años ateniéndome al muy buen programa político con el que Ciudadanos se presentó a las elecciones de 2019 y que ha sido pervertido en la práctica por otro tipo de intereses" que han convertido a la formación, a su juicio, en "un partido zombi, sin nada detrás. En un partido donde no hay partido".

Mientras Fernández Bartolomé reclamaba la vigencia del espacio entre el PSOE y el PP que quiso asumir Ciudadanos y que desde su punto de vista se ha difuminado en este tiempo, Susana Fernández aseguraba que con el trámite que esta mañana ha ratificado la Mesa "se da cumplimiento al dictamen de la comisión de garantías" del partido que confirmó la expulsión del diputado. Esto lleva, afirma, a la configuración de "un grupo mixto atípico, formado por una persona que ya sólo se representa a sí misma". Quiso dejar claro que acatan lo dispuesto por la Junta de Portavoces bajo consejo de los letrados de la cámara, aunque "nos sigue pareciendo excesivo, porque esa representación está fuera de contexto..." Asume también que la asignación económica de los grupos debe ir "equitativamente repartida" y resta trascendencia a la pérdida económica, "la mínima posible", después de dar por segura su fidelidad desde el comienzo de la legislatura a las siglas, a los ideales y al programa electoral de Ciudadanos. "No nos mueven intereses personales, sino estrictamente los de los votantes que confiaron en nosotros. Las personas que no están trabajando en esta línea son las que se han apartado de nuestras siglas", remata. "Los que quedamos seguiremos trabajando con ahínco".

Compartir el artículo

stats