Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teresa Mallada relevó a Mercedes Fernández por decisión de Casado

La hoy presidenta del PP fue aupada por Génova en 2019 como candidata, y su antecesora le allanó el camino para tomar el control del partido a cambio de un puesto en el Senado

El entonces presidente del PP, Pablo Casado, entre Mercedes Fernández (a la izquierda) y Teresa Mallada, en mayo de 2019. | Marcos León

Tres años y ocho meses después, el Partido Popular repite en Asturias el mismo esquema: la dirección nacional establece que quien ocupa la presidencia no será quien encabece el cartel electoral en las elecciones inmediatas. Ante los comicios autonómicos de 2019, en enero de ese año, fue el entonces presidente nacional del PP, Pablo Casado, quien estableció que Teresa Mallada sería la candidata autonómica de los populares, frente a Mercedes Fernández (hoy senadora), que ocupaba la presidencia regional del partido y ejercía como portavoz en la Junta General.

Aquella decisión dejó en "shock" al entorno de Mercedes Fernández. En aquella fecha se produjo el anuncio oficial, pero también durante meses el Partido Popular asturiano era un hervidero de rumores. Pese a que la decisión de Génova suponía un claro revés para Mercedes Fernández, Teodoro García Egea, entonces secretario general de los populares, afirmaba que Mercedes Fernández continuaría siendo la presidenta del PP de Asturias: "Trabajaremos conjuntamente para elaborar las listas municipales".

Sin embargo, aquel episodio ya marcó el camino a la renuncia a la presidenta del partido en Asturias, que finalmente tomó la decisión en septiembre de ese mismo año. La consecuencia inmediata fue su incorporación a la lista electoral al Senado en las elecciones generales que se celebraron en noviembre.

La dimisión de Mercedes Fernández allanó la designación de Teresa Mallada ("es la sucesión natural", dijo entonces la dirección nacional de Casado) como presidenta del partido.

Sin embargo, tampoco la decisión fue inmediata. Por medio se coló la pandemia y Génova fue retrasando una designación que, finalmente, se produjo casi un año después, en octubre de 2020. El nombramiento no fue mediante congreso, sino en una reunión telemática de la junta directiva autonómica, en la que hubo unanimidad.

Por eso el congreso regional del PP ha sido un escurridizo horizonte para Teresa Mallada, a la espera de una proclamación respaldada por la militancia. El plazo para el cónclave asturiano se ha ido retrasando por citas electorales o razones varias. También, por la crisis interna en el partido que terminó con la dimisión de Pablo Casado. Paradójicamente, Teresa Mallada se alineó entonces rápidamente con la "solución Feijóo" al enfrentamiento fratricida entre Casado y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, también a cuenta de la celebración de un congreso regional. Es ahora el propio Feijóo quien le ha trasladado que no cuenta con ella como cabeza de cartel autonómico. Serán los acontecimientos en los próximos meses los que determinarán si, paradójicamente, se produce un camino paralelo entre Mallada y Mercedes Fernández.

Compartir el artículo

stats