Barbón reorganiza áreas del Gobierno tras medio año y el PP le acusa de "desastre"

Un nuevo director adjunto se centrará en la relación con otras instituciones, explica el Ejecutivo, que aprueba la norma para designar subdirectores

El presidente del Principado, Adrián Barbón (en el centro), ayer, ante el Ayuntamiento de Somiedo, junto al alcalde, Belarmino Fernández, y consejeros de su Gobierno y concejales de la Corporación municipal. | Armando Álvarez

El presidente del Principado, Adrián Barbón (en el centro), ayer, ante el Ayuntamiento de Somiedo, junto al alcalde, Belarmino Fernández, y consejeros de su Gobierno y concejales de la Corporación municipal. | Armando Álvarez / Juan A. Ardura J. A. A.

Juan A. Ardura

El Gobierno autonómico publicó ayer la primera reorganización de la legislatura, que incluye un puesto de alto cargo para reforzar las relaciones con otras instituciones y deja en manos de la consejería de Presidencia las decisiones en materia de contratación de la viceconsejería de Cultura. Estos cambios, publicados en el Boletín Oficial del Principado (BOPA), fueron criticados por el PP: "Denotan el desastre de organización del Ejecutivo y demuestran el error que supone la ausencia de la consejería de Cultura".

Los decretos firmados por Adrián Barbón modifican la estructura básica de Presidencia y de sus órganos de apoyo e incorporan una nueva dirección general en el gabinete de la presidencia autonómica. Además, la vicepresidenta Gimena Llamedo asume la titularidad del órgano de contratación para la viceconsejería de Cultura.

El diputado José Cuervas-Mons cargó contra el impacto de estos cambios: "Sigue aumentando el gasto en personal de confianza de Barbón", aseguró el parlamentario popular, quien recordó que su partido ya había denunciado "el incremento de un millón de euros en el gasto de personal eventual en el Presupuesto de este año, un 233 por ciento más en comparación con el último año de mandato de Javier Fernández. Ahora el gabinete de Barbón aumentará de diez a once integrantes".

Fuentes del Gobierno autonómico salieron al paso de este cuestionamiento realizado por el primera partido de la oposición, con el argumento de que "la creación de la dirección adjunta de gabinete ya estaba prevista cuando se elaboró el Presupuesto de 2024. Por lo tanto, no supondrá aumento de coste alguno sobre el presupuesto vigente". Las mismas fuentes precisaron que el gabinete de Presidencia "tiene varias áreas de trabajo" y el cometido de la nueva dirección adjunta consistirá en reforzar la dedicada a las relaciones institucionales: "Después de un periodo en el que se han tejido varias alianzas institucionales, como por ejemplo la del Arco Atlántico, Presidencia ha decidido reforzar sus relaciones con otras instituciones como ayuntamientos, comunidades autónomas y organismos europeos y de otros países". El resto de modificaciones "no alteran las competencias ni varían la estructura. Se trata simplemente de una mejor definición por razones de técnica normativa".

José Cuervas-Mons anunció que el grupo parlamentario del PP solicitó ayer mismo la comparecencia de la vicepresidenta Gimena Llamedo ante la comisión parlamentaria "para que explique este desaguisado". Su compañero en la bancada popular, José Luis Costillas, apuntó que la reestructuración "demuestra el error que ha supuesto la ausencia de la consejería de Cultura, con la paralización absoluta de proyectos culturales".

Mientras tanto, el Consejo de Gobierno, que ayer se reunió en Pola de Somiedo, acordó el reglamento de personal directivo profesional del Principado, necesario para la selección de los subdirectores generales. El actual organigrama del Principado prevé diez subdirecciones generales: para optar a seis de ellas, como por ejemplo Reforma de la Administración o Salud Pública, habrá que ser funcionario, pero estas cuatro no exigirán tal requisito: Política Lingüística; Cambio Climático, Estrategia de Modelo de Región y Prevención de Incendios Forestales.

[object Object]

El Gobierno autonómico aprobó ayer su plan legislativo para este año. El presidente, Adrián Barbón, incidió en la vocación de su Ejecutivo para "cambiar las cosas" y puso como ejemplo los proyectos de ley que el Consejo de Gobierno quiere aprobar en 2024. "Luego ya le corresponderá al parlamento su tramitación", precisó el presidente del Principado. Las nueve leyes que el Gobierno pretende llevar este año a la Junta General son las de Ciencia; Escuelas Infantiles; Proyectos Estratégicos; Infancia y Adolescencia; Tasas y Precios Públicos; Salud Escolar; Salud Pública; Colegios Profesionales y la modificación de la ley de Régimen Jurídico de la Administración.