La recuperación del Consejo Económico y Social vuelve al debate tras congelarse en 2023

Los sindicatos mayoritarios y la patronal piden reactivar con cambios el órgano asesor, suprimido en 2017 por iniciativa del PP

Reunión sobre la concertación autonómica, celebrada el pasado mes de diciembre.

Reunión sobre la concertación autonómica, celebrada el pasado mes de diciembre. / Juan A. Ardura

La recuperación del Consejo Económico y Social (CES) del Principado vuelve a entrar con fuerza en la agenda política, después de no concretarse en la anterior legislatura en el Parlamento autonómico. Tanto los sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, como la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), se han pronunciado reiteradamente a favor de reabrir el CES, un ente asesor del Principado suprimido en 2017, cuando tuvo un coste de 650.000 euros aunque había llegado a tener presupuestos anuales de 1,2 millones.

La reapertura del CES ha regresado a las conversaciones en bambalinas entre los dirigentes políticos y sindicales de Asturias, después de no haber salido adelante en la anterior legislatura 2019-2023, pese a que formaba parte del acuerdo de investidura suscrito entre la Federación Socialista Asturiana (FSA). De hecho, los secretarios generales de CC OO y de UGT en Asturias han vuelto a poner sobre la mesa la recuperación del Consejo Económico y Social en las conversaciones sobre la concertación. José Manuel Zapico y Javier Fernández Lanero coincidieron en que se trata de una asignatura pendiente a solventar, ya que fue objeto del anterior acuerdo del Gobierno autonómico con los agentes sociales. Zapico llegó a plantear meses atrás que antes de entrar en conversaciones para la concertación 2024-2027 "lo que hay que hacer es cumplir la actual" y Fernández Lanero abundó en una línea argumental similar el pasado mes de noviembre, cuando incluyó la constitución del Consejo Económico y Social como una de las cuestiones pendientes de "cerrar de esta concertación".

El CES también ha estado en las conversaciones mantenidas por el nuevo presidente del PP asturiano, Álvaro Queipo, con distintos representantes sindicales, aunque sin cerrar ningún compromiso al respecto. Y es que los populares, claves para la supresión de este organismo, habían mantenido en la pasada legislatura que no se opondrían a un Consejo Económico y Social que no acarrease costes añadidos para las arcas del Principado. Una de las cuestiones que ha aflorado en todos estos contactos es la posibilidad de que el CES experimentara una renovación, para ser más plural, dando entrada a nuevos agentes como el sindicato CSIF o entidades del ámbito social, cada vez con mayor presencia en la economía regional, pero sin llegarse a ningún compromiso concreto.

La reactivación del CES ya fue objeto de debate en la Junta General al final de la pasada legislatura, donde hubo incluso comparecencias parlamentarias en las que tanto la patronal como los sindicatos mayoritarios expusieron su opinión favorable, al entender que se trata de "un elemento de interlocución y diálogo social". La proposición de ley fue presentada por Izquierda Unida, pero finalmente no se llegó a votar antes del término de las sesiones y la cuestión decayó, por lo ahora debería pasar de nuevo por toda la tramitación parlamentaria. El borrador sobre el órgano asesor establecía que el presidente del nuevo CES no cobraría sueldo, aunque sí "indemnizaciones" por asistir a reuniones como el resto de miembros del pleno, un total de 24, pero incluía la creación de una dirección con dedicación exclusiva.

El Consejo Económico y Social del Principado fue suprimido en 2017 a propuesta del PP, que contó con el apoyo de Podemos cuando el partido morado era la tercera fuerza en el parlamento autonómico con nueve diputados, y también de Ciudadanos y Foro. En contra de la iniciativa solo votaron el Grupo Socialista e IU, que se quedaron en minoría.