La he escuchado tres veces. Pepita, Eulalia Josefa Paleo, la mujer de la Residencia Mixta de Gijón que esta mañana ha sido la primera asturiana en recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer, ha demostrado más claridad que muchos políticos para exponer los axiomas de la pandemia. Desde luego, se los sabe mejor que muchos ciudadanos.

Con ese tono que dan los muchos años vividos, Pepita ha expuesto en un minuto lo básico y esencial, sin entrar en enredos de hipótesis, disquisiciones, debates epidemiológicos de reunión de amigos. Una: vacúnense y déjense de tonterías; dos: compórtense.

Les invito a ver el vídeo en el que Pepita habla de las ganas que tenía de que le administrasen la segunda dosis. Si no lo han hecho ya, escúchenla. Y si ya la han escuchado, vuelvan a hacerlo. Hay más razón en cinco frases de Pepita que en muchos artículos de análisis.

Pepita, la primera vacunada en Asturias, recibe la segunda dosis: "Mucha gente tiene miedo al pinchazo, ¿qué pinchazo?" Amor Domínguez

·        Primer axioma de Pepita: “Hay que vacunarse”

Eulalia Josefa Paleo sabe que vacunarse no es garantía siquiera de que se haya acabado con la pandemia, ni de que se deban relajar luego las medidas de seguridad. Dice que tenía ganas de “estar vacunada ya hasta que dure, que no lo sabemos, si durará un año o lo que durará”. “Y si hay que volver a vacunarse, como la gripe, pues hay que vacunarse”.

Recuerden, la vacunación es clave, resalta “Pepita”, “porque si no, esto no se marcha, ¿eh? Si no se vacuna toda la gente de la calle esta peste no marcha, por nada del mundo, porque cada vez hay más.

¿Y todos los que recelan de la vacuna? “Mucha gente no quiere, tiene miedo al pinchazo. ¿Qué pinchazo? Yo he puesto más inyecciones… no creo que haya nadie que pusiera tantas como yo”.

·        Segundo axioma de Pepita: “Compórtense”

Todas las medidas restrictivas que imponen los gobiernos de todo el mundo, todos los debates jurídicos sobre dónde se establecen los límites, las pugnas por las horas de cierre, las batallas por la eficacia de las medidas, se resuelven con un “compórtense”.

La proximidad sin las debidas medidas de protección, los momentos compartidos sin mascarilla, las situaciones en las que se levanta la guardia, son el leit-motiv de todos los contagios. Fíjense que Pepita no entra en si se contagia más en la hostelería o en los supermercados, si los autobuses van llenos o vacíos. Simplemente dice: evitad aglomeraciones y no os quitéis las mascarillas.

“La gente tiene que comportarse bien, no estar en esas colas, no ir a los botellones ni hacer esas fiestas que hacen por ahí en terrazas y en esos sitios, sin mascarilla ni nada tantas horas. Eso es un desastre total”.

·        Corolario: Hasta que no aprendamos, repetiremos los errores

Cito a Pepita: “La gente tiene que ver que esto cada vez va a más y si no se hacen las cosas bien estaremos aquí este año, el otro año, y vete a saber hasta cuándo”.

Amén, Pepita.