14 de mayo de 2008
14.05.2008
 
Una polémica infraestructura que enfrenta a dos concejos de la comarca

El PSOE de Avilés presenta un ajuste al trazado de la ronda, y el Principado lo desautoriza

Iñarrea muestra como alternativa única un cambio en el trayecto que rechaza Castrillón y dice que cualquier otra «estaría contaminada políticamente»
Vallina trasladará a Magdalena Álvarez sus reparos al proyecto y desecha la propuesta de Avilés: «Es más de lo mismo»

14.05.2008 | 05:32

V. M. / I. MONTES

El PSOE avilesino, de manera insólita, plantó ayer cara al Gobierno regional de Areces y presentó una modificación del trazado para la ronda norte inicialmente elegido por el Principado. Según el concejal de Urbanismo, Alfredo Iñarrea, se trata de una variación «elaborada por técnicos de la Consejería antes de que el debate sobre la ronda estuviese contaminado por la disputa política». Por eso, añadió, el gobierno avilesino lo considera el único idóneo. Horas después, la Consejería de Infraestructuras desautorizó la alternativa presentada por los socialistas de Avilés. «Sólo vale lo que presenta la Consejería», indicaron fuentes de este área.

El trazado expuesto por Iñarrea sigue a grandes rasgos el trayecto que Castrillón rechaza, pero con ciertos ajustes. Así, la vía se aleja ligeramente del peñón de Raíces «quedando fuera de su ámbito de protección, a 66 metros del límite protegido, y también fuera del territorio protegido de las dunas de El Espartal. Además, se aparta del cauce del río, para no afectar al paseo fluvial». Según Iñarrea, la alternativa atiende a las alegaciones presentadas en su día por Asturiana de Zinc, la Confederación Hidrográfica y la Autoridad Portuaria.

Para el concejal de Urbanismo, esta modificación «responde a las necesidades funcionales del puerto de Avilés, en cuanto al punto de arranque, recoge las alegaciones de la Confederación y aunque es la alternativa más próxima al enclave del peñón de Raíces, pasa lo suficientemente alejada como para que la afección sea irrelevante». Eso sí, señaló que «en terrenos adyacentes al Peñón, el plan urbano de Castrillón permite construir edificaciones de hasta tres alturas».

Los socialistas avilesinos ven en esta alternativa -que según Iñarrea data de hace semanas, algo más, según otras fuentes- un punto de no retorno para zanjar la discusión sobre la infraestructura. «Ha sido el Principado el que ha elegido el trazado y la ejecución no debe retrasarse más tiempo», insistió. ¿Caben otras alternativas distintas de la que el Principado tiene sobre la mesa? «A otras posibilidades yo las llamaría ocurrencias», dijo el concejal.

El mensaje de Iñarrea fue directo y sin rodeos: cualquier otra propuesta será, a la larga, perjudicial para la ciudad. «Esto me recuerda un debate de hace años, cuando el PSOE se quedó solo en Avilés defendiendo una actuación en Las Meanas con un centro comercial y trasladando el campo de fútbol. Ahora, el resto de partidos reconoce que eso hubiese sido lo más idóneo».

El concejal, en su comparecencia -coordinada con la dirección local del partido, según diversas fuentes- se esmeró en recalcar que, a juicio del PSOE avilesino, todas las trabas de Castrillón al proyecto quedan resueltas. «No afecta al enclave del monasterio de la Merced, donde, por cierto, se han llevado a cabo varias rehabilitaciones de viviendas sufragadas por Avilés, porque al gobierno avilesino defiende todo lo que implique el desarrollo de la comarca», dijo en un claro reproche al municipio vecino.

En cuanto a los posibles impactos, Iñarrea recalcó que «se verá únicamente un tablero similar al del puente que ya existe en Raíces Nuevo» y, respecto al posible ruido originado por el tráfico, señaló: «Por la ronda circulará únicamente tráfico industrial o portuario, con lo que la densidad no será igual que la que ahora soporta la avenida del Conde de Guadalhorce».

Tampoco faltaron las advertencias, no sólo referidas al perjuicio que un retraso de la ronda portuaria podría ocasionar al Centro Niemeyer: «La competitividad del puerto está en juego; nosotros no buscamos una batalla entre concejos; al contrario, queremos una comarca fuerte».

Piedras Blancas,

I. MONTES / V. M.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook