Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IVÁN CUERVO | Dirige el concierto de Año Nuevo, un proyecto que se estrena esta Navidad

"Lo raro del concierto avilesino de Año Nuevo es que no se haya hecho antes"

"El Conservatorio y los músicos que salen de sus aulas, el Palacio Valdés y la banda de música prestigian Avilés a unos niveles que infravaloramos"

Iván Cuervo, ayer, en el Conservatorio Julián Orbón.

Iván Cuervo, ayer, en el Conservatorio Julián Orbón. MARA VILLAMUZA

Avilés recibirá 2018 con un concierto de Año Nuevo a cargo de la recién creada Orquesta Sinfónica Ciudad de Avilés, compuesta por 45 músicos bajo la batuta de Iván Cuervo, profesor de clarinete del Conservatorio municipal Julián Orbón. Cuervo asegura llevar un mes trabajando "a tiempo completo" en la selección

- Avilés se sube al carro de los conciertos por Año Nuevo.

-Sí, la verdad es que ya era hora. La concejala Yolanda Alonso me lo comentó un día como una idea que se lanza al aire. Yo, claro está, la empujé al vacío. Me parece una actividad muy necesaria en una ciudad como ésta.

- ¿Cómo es que no se había hecho nunca antes?

-La verdad es que no lo sé. Ahora que ya está todo montado lo veo muy obvio. Sobre todo teniendo en cuenta el auditorio que tenemos en la ciudad, el Palacio Valdés, que es un espacio privilegiado para tocar en directo y de gran prestigio nacional. Espero que tras este primer concierto vengan muchos más.

- Así que el proyecto surge con idea de continuidad.

-Por mí sí, por supuesto. Es que me parece algo casi obligatorio. Claro que es una rareza, porque no se había hecho antes, pero Oviedo empezó con esto hace años y a día de hoy llenan su teatro dos días seguidos. Además, las entradas aquí se agotaron en cuestión de días, en apenas una semana. El público ha respondido estupendamente; es una buena señal de cara a próximas ediciones. La idea es que, en dos o tres años, un concierto de Año Nuevo en Avilés se vea como una tradición navideña más.

- ¿La Orquesta Sinfónica Ciudad de Avilés se creó explícitamente para el concierto?

-Sí, era otra carencia extraña que teníamos aquí. Me ha pasado un poco lo mismo que con el concierto. Ahora que ya tengo a los músicos y el repertorio preparado me parece raro que no hubiésemos dado con esto antes. Los 45 músicos de esta orquesta son todos sensacionales y como en estas fechas todos vuelven a casa hemos podido conseguir a un par de genios que tenemos por ahí sueltos.

- Como Gabriel Ureña y Paula Martínez.

-Sí, son una maravilla. Paula, que es de Salinas, toca en los mejores teatros de Londres y se formó aquí, con Lev Chistyakov. A Gabriel lo conocí cuando era un chavalín y empezó a recibir aquí clases de Alexander Osokin. Destacó desde el primer día, es una maravilla verlo tocar. Serán nuestros dos solistas estrella de la jornada.

- ¿Y el resto del repertorio?

-El concierto durará cosa de hora y media y se interpretarán diez piezas de seguido, sin descansos. Será muy parecido al concierto de Año Nuevo en Viena, pero para acercarlo a casa he metido algún tema nacional. En general, yo lo defino como un concierto alegre y ameno. Ensayaremos a tope los tres días antes al acto.

- ¿Tienen los avilesinos el oído afinado para escuchar música clásica?

-Sí, sí, claro. Mire, yo creo que mucha gente de aquí lo duda; damos por normal tener un Conservatorio como éste, con esta trayectoria y este nivel. Pero es que no es normal ni de lejos. Al salir de Avilés es cuando notas el prestigio que tiene la ciudad, su teatro y sus músicos.

- ¿De veras se conoce a Avilés por su prestigio musical?

-¡Sí! Incluso fuera de Asturias. Desde el Conservatorio tenemos cierta notoriedad a nivel nacional. La Banda de Música de Avilés, por poner un ejemplo además de este Conservatorio, también es una de las más antiguas de la región y mueve a mucha gente. Es al salir de la villa cuando descubres que nuestros músicos están muy bien posicionados dentro y fuera de España y que el Palacio Valdés es alabado por los grandes artistas.

- Ahora qué acaba el año, ¿qué tema diría que representa mejor el 2017?

-(Ríe). Yo le pondría la Sinfonía número 5 de Beethoven, la Sinfonía del Destino, por eso de que es muy densa y muy dramática. Este año ha sido una montaña rusa. Eso sí, al año que entra le voy a poner de fondo la Pastoral, la Sinfonía número 6, que es un canto a la esperanza. Toquemos madera.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats