10 de julio de 2018
10.07.2018
Soto del Barco

Las motos lloran por la "sonrisa" de Soto

Maige Pulido recibe un sentido homenaje de los aficionados a los dos ruedas: "Marchamos juntos por ella"

10.07.2018 | 03:25
Moteros con el casco en alto para despedir a Maige Pulido en Soto del Barco.

Maige Pulido, la motera de 48 nacida en Soto del Barco y fallecida en Zamora el viernes, recibió en su concejo y en Pravia un sentido homenaje en su funeral, por diversas asociaciones de aficionados a este deporte. Un homenaje que fue casi un ritual.

Durante la misa, en Soto del Barco, y en el tanatorio, en Pravia, decenas de moteros de distintas partes de Asturias, se concentraron desolados. A la salida de su ataúd de la iglesia de Soto, su cuerpo fue recibido con los cascos en alto, un símbolo que ejemplifica la despedida que sus allegados le quisieron brindar. Antes, estuvieron posados en el suelo, en señal de duelo.

"Dirigimos una columna de moteros, entre Pravia y Soto y viceversa. Marchamos todos juntos por ella", señaló Aida Martín, presidenta del grupo "Motocomadres". "También pegamos acelerones a las motos, para que peguen un fuerte estruendo. Para nosotros, nuestros vehículos son muy preciados y en esa maniobra, el motor se resiente. Ejemplifica que las motos están llorando, sufriendo", apuntó la dirigente.

"Era miembro del grupo y una amiga personal. Para nosotras sigue siendo muy dura su pérdida, pero ahora que sabemos que fue por causas naturales y que no sufrió, nos hemos quedado un poco más tranquilas", relató Martín. En la despedida de Pulido, a quien en el concejo apodaron como "la sonrisa de Soto", también participaron otras asociaciones de motos, como "Asturguardianes", así como otros aficionados a este deporte.

Maige Pulido trabajaba en una empresa de transportes en Avilés. Era conductora de camiones. Era madre de Verónica Rodríguez, de 30 años, que fue en las listas de la Candidatura Independiente Soto del Barco (CISB), partido que lidera el alcalde, Jaime Menéndez Corrales. "Era su gran orgullo", destacan en Soto. Tenía cuatro hermanas. Una de ellas, Tere, es la dueña y cocinera de "El Mesonín de Tere", un conocido restaurante ubicado en La Carrilona, barrio de donde es la familia y donde Teresa y Joaquín (fallecido), sus padres, criaron a las cinco chicas. Ahora, descansa en paz, una de las vecinas más querida del concejo. La apodaron la "sonrisa de Soto del Barco". Y los moteros de toda Asturias la llorarán para siempre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine