Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector del metal reduce a la mitad el tiempo de soldar gracias a la nueva maquinaria

Asturfeito, Windar y Tuinsa culminan un proyecto de I+D+i para aumentar la productividad en la fabricación de torres eólicas y recipientes a presión

Ricardo Álvarez, en la presentación de resultados del proyecto "Mecasol".

Ricardo Álvarez, en la presentación de resultados del proyecto "Mecasol". JULIAN RUS

El tiempo de soldadura se reduce entre un 30 y un 50% con las máquinas de última generación, se consume menos material y energía y mejora la calidad de las uniones. Estas son las principales conclusiones de "Mecasol", el proyecto de I+D+i del clúster Polo del Acero en el que han participado las empresas del metal avilesinas Asturfeito y Windar Renovables, la gijonesa Tuinsa y el centro avilesino de Idonial (antiguo ITMA). Con este proyecto, cuyas conclusiones se analizaron ayer en Idonial, se buscaba mejorar la productividad en la fabricación de recipientes a presión y torres eólicas.

En el caso de Asturfeito, concluyeron que el proceso se soldadura se reduce en torno al 30%, hasta en el 45% en el caso de Windar y hasta el 50% en el de Tuinsa. "La conclusión es que se producen mejoras productivas. Con los nuevos arcos de soldadura de las máquinas de nueva generación se pueden hacer primeras pasadas de penetración, soldando solo por un lado. Permiten, además, trabajar con una extensión mayor del hilo que sale de la máquina de hasta 30 milímetros. La pistola de soldadura puede estar más alejada del borde inferior de la junta. El volumen de soldadura se reduce muchísimo y también el tiempo y los costes", explicó Ricardo Álvarez, director de la Unidad de Soldadura de Idonial.

Windar Renovables tiene entre sus objetivos la integración de esos equipos en sistemas robotizados. "La robotización siempre se ha asociado a producciones muy seriadas, como la automoción. Las tecnologías de la robótica están avanzando mucho y ya no se mira tanto el número de piezas que sacas sino el tiempo de soldadura total. Ahora a los robots les puedes poner sensores, ojos y oídos, para que sean cada vez más inteligentes. Las empresas de calderería de fabricación tradicional están intentando ver las posibilidades de automatizar y robotizar ciertos procesos de fabricación repetitivos", añadió Álvarez. Casi todos los proyectos de soldadura en los que trabaja en la actualidad Idonial, tanto en la sede de Gijón como en la de Avilés, están asociados a demostraciones robotizadas de procesos poco seriados. El objetivo, apuntó Ricardo Álvarez: "Que los dueños de las empresas puedan ver esa reducción de costes que estamos viendo aquí asociada a piezas reales que hacemos en nuestros laboratorios de soldadura robotizada".

Compartir el artículo

stats