DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La chatarra más venerable de Ensidesa

El desmontaje de conducciones de agua da el pistoletazo de salida al derribo de las baterías de coque 64 años después de su inauguración

39

Inician el derribo de las baterías de coque de Avilés

El encendido de las dos primeras baterías de coque de Avilés se produjo el 10 de febrero de 1956; el primer deshornado, en septiembre de ese año; y el 26 de octubre comenzó el proceso de producción de la coquería a pleno rendimiento. Entre 1954 y 1969 Ensidesa construyó y puso en marcha diez baterías con treinta hornos cada una con capacidad para destilar hasta 1.960.000 toneladas de coque al año, siendo en 1973 cuando se alcanzó el récord productivo, con 1.859.443 toneladas.

A esos apuntes para la historia debe añadirse que ayer, a las 11 de la mañana, un soldador encendió el soplete y procedió al corte de la tubería que proporcionó agua al complejo durante los 63 años que estuvo activo. Los trabajos de demolición de la planta de bombeo de agua bruta de baterías suponen el principio del fin del último gran vestigio de Ensidesa, pues la coquería fue tanto la primera gran instalación de la siderúrgica en entrar en servicio como la última en parar, en octubre de 2019.

La escenificación del inicio de la demolición de las baterías de coque de Avilés se llevó a cabo ayer en el perímetro de la coquería y consistió en el corte y retirada, con ayuda de una grúa, de los tramos centrales de dos grandes tuberías, un trabajo llevado a cabo por personal de la empresa Excade, adjudicataria del primer contrato de desmantelamiento de las baterías de coque por un importe de 12.380 euros.

Como representante estatal en el operativo de desmontaje estuvo Javier Fernández, delegado en Asturias de Sepides. Asimismo, fueron testigos del inicio del fin de las baterías responsables de la empresa demoledora y técnicos de Arcelor desplazados al lugar por si hubieran de ser consultados sobre algún pormenor técnico del trabajo. La compañía siderúrgica, heredera de Ensidesa, fue la que gestionó las baterías de coque de Avilés en su última etapa productiva.

Compartir el artículo

stats