Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arcelor aprieta a las auxiliares: huelgas en la empresa de seguridad y en Daorje

La plantilla de mantenimiento denuncia “constantes incumplimientos” de la empresa, los vigilantes reclaman la incorporación de cinco trabajadoras

Los trabajadores de Daorje, ayer, en la puerta de Trasona.

Los trabajadores de Daorje, ayer, en la puerta de Trasona. S.F.

La multinacional Arcelor ahorra a cuenta de la industria auxiliar, que lleva desde mediados de año con el agua al cuello, y de ese ahorro deviene la conflictividad laboral: el sector está hirviendo y la olla ha empezado a verter en la empresa mayor: en Daorje (1.300 trabajadores entre los adscritos a Avilés y los que corresponden a Veriña).

A las seis de la mañana de ayer miércoles, los trabajadores de la gran auxiliar se apostaron delante de todas las porterías de acceso a las fábricas de Avilés y de Gijón. Volvieron a hacerlo, ante la atenta vigilancia de la Guardia Civil, pasadas las doce del mediodía; todo “por los constantes incumplimientos que la empresa lleva realizando durante los últimos tiempos en toda clase de acuerdos previamente alcanzados con los trabajadores y su representación”. Y que se materializan en impagos como la extra de Navidad, pero también les faltan a los trabajadores de Daorje dinero “en los fondos asistenciales como el de la cobertura de incapacidades”.

La convocatoria de huelga de ayer fue el resultado “de una larga jornada de negociación”. Cuenta Vicente Núñez, el presidente del comité de Avilés, que los trabajadores se plantaron en las oficinas del Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (Sasec) con la idea “de firmar el acuerdo y marchar”. Pero no sucedió eso: “Allí nos dijeron que no iban a pagar y que no tenían intención de hacerlo”, señaló. Así que en la noche del martes estalló la olla que lleva cociendo todo el año (este verano el conflicto estuvo en el impago de la extra de julio: la plantilla de Daorje se concentró en la puerta de la empresa, en el polígono de la ría justo el día en que estaba en Avilés el presidente de la corporación, Miguel Zorita Lees. Aquella crisis se cerró de manera rápida y la de ayer también: pasadas las 22.00 horas de anoche los trabajadores desconvocaron la huelga al alcanzar un acuerdo con la empresa).

Pero los problemas no están sólo en Daorje. Los trabajadores de seguridad de la empresa Prosegur en la gran siderúrgica han solicitado permiso para desarrollar huelgas parciales desde el próximo día 11 y hasta finales de abril. La razón son cinco despidos: las cinco vigilantes adscritas al contrato de Arcelor.

Las aguas en este lado de la industria auxiliar corren turbias también desde mediados de año. Y la razón está en el planteamiento de ahorro de Arcelor y en la solución que, según algunos trabajadores consultados por este periódico, han dado a los recortes que reclama la empresa principal. Hay medio centenar de vigilantes en Arcelor. La multinacional siderúrgica sólo requiere la mitad de personal. Prosegur también es concesionaria de la seguridad de las antiguas baterías (que es de la SEPI). Allí ha traslado parte del exceso de personal (otra parte lo ha prejubilado), pero ha generado un problema en cadena en otros puestos. De ahí los despidos de las trabajadoras.

Otro problema está en el contrato de la limpieza (Jofrasa lo mantiene hasta dentro de unos días en que entra una nueva concesionaria).

Compartir el artículo

stats