“El Día Mundial de la Educación Ambiental (que se celebró el pasado 26 de enero) debería ser un momento de celebración pero lo es de reivindicación”, señaló Sera Huertas, técnico del Centro de Educación Ambiental de la Comunidad Valenciana que el jueves participó en una charla por videoconferencia promovida por el Grupo de Ornitología Mavea, la Asociación de consumidores conscientes El Paxu Verde y la Asociación asturiana de Educación Ambiental.

“El libro blanco para la Educación Ambiental data de 1999 y no se cumplieron los objetivos por ello ahora sería necesaria una revisión del mismo. Estamos en un momento importante y tenemos que crear una nueva estrategia, aceptar los retos que se plantean”, indicó. Sera Huertas destacó el trabajo realizado por la administración pública de Vitoria (Álava) para promover la educación ambiental. “En la Comunidad Valenciana hay un plan integral de residuos por el que se interesan otras comunidades”.