Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La regulación en Sekurit se inicia mañana y durará hasta fin de año

El nuevo ERTE suspenderá temporalmente los contratos de 138 trabajadores de parabrisas y reducirá la jornada laboral de otros 33

Instalaciones de Saint-Gobain.

Instalaciones de Saint-Gobain.

La regulación de empleo en el departamento de Sekurit de la fábrica avilesina de Saint-Gobain Cristalería comienza mañana jueves y durará hasta el próximo día 31 de diciembre, según se puede leer en un comunicado remitido ayer día 2 por el director de Recurso Humanos del departamento de parabrisas a la representación sindical. Esta regulación, en todo caso, será “durante un máximo de 85 días”, según se señala en la misma comunicación.

El grado de afectación será doble: con el expediente activo se suspenden los contratos de 138 trabajadores y se reduce la jornada de otros 33. “Dada la imposibilidad, ante la imprevisibilidad de la demanda, de elaborar en este momento un calendario con los días exactos en los que será aplicado el ERTE durante todo el período de aplicación del mismo, se presenta un calendario orientativo”, añade el responsable de la política de personal de Sekurit.

Las razones que originan la regulación de empleo, según defiende la compañía, son “organizativas y productivas”. Los sindicatos no están de acuerdo con la compañía y por esa razón no han firmado la conformidad con la regulación temporal. Los mayoritarios, sin embargo, sí que firmaron las regulaciones que se produjeron el año pasado, según la empresa, “por las mismas razones”.

El sindicato Comisiones Obreras señaló: “Queremos carga de trabajo y un futuro para el centro de Sekurit Avilés, que haga desaparecer la incertidumbre que lo rodea. Queremos dejar claro que una vez más se demuestra que la empresa no ha valorado en ningún caso las medidas de flexibilidad propuestas por CC OO y el resto de secciones sindicales, en las que podríamos encontrar fórmulas para trabajar y encontrar soluciones alternativas”.

Por su parte, la sección sindical de SOMA-FITAG-UGT abundó en el mismo argumento para rechazar la regulación: “Hay medidas suficientes en el convenio colectivo que pueden ser de aplicación antes de tomar una medida tan traumática como es un ERTE, pero la empresa se ha negado a escuchar a esta parte. Por cuestiones a nuestro entender meramente económicas para ella y que penaliza totalmente a los trabajadores, sobre todo a los mayores de 55 años”.

Compartir el artículo

stats