Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La semana en la que Illas se convirtió en plató de cine gracias a Santiago Segura

El dueño del tractor que sale en la película “¡A todo tren! Destino Asturias”, agradece la vivencia: “Me dieron una ovación mejor que al Rey”

David Guapo, Diego García-Arroba, “El Cejas”; Santiago Segura y Leo Harlem, el martes, en La Callezuela. | Jorge Alvariño

David Guapo, Diego García-Arroba, “El Cejas”; Santiago Segura y Leo Harlem, el martes, en La Callezuela. | Jorge Alvariño

Uno de los tractores que tiene Marino Rodríguez en su finca de Velasco, en Illas, sale bien en “¡A todo tren! Destino Asturias”, la película que han estado filmando Santiago Segura y una caravana de setenta y tantas personas que tomaron este lunes y martes La Peral y La Callezuela. “Buscaban un tractor y les gustó mucho el mío”, cuenta Rodríguez. “Es un Pasquali de 14 caballos. De esos que se arranca con una cuerda”, cuenta el vecino de Velasco. “Se cayó la cuerda y pasó en ese momento Segura por detrás. La cogió y me la dio: ‘Toma, Marino’”, cuenta. “Pero lo mejor fue al final del rodaje, el martes. Estaba oscureciendo y todos me aplaudieron, fue una ovación mejor que al Rey”, recalca. Marino Rodríguez había contribuido con un poco de su trabajo a que la película del próximo verano se haga grande.

“Hace mucho que no voy al cine, pero cuento con volver el 9 de julio”, habla el de Velasco. Ese día está prevista la premier de “¡A todo tren! Destino Asturias”, un filme que han estado rodando los de Bowfinger Pictures desde el 25 de enero y hasta mañana mismo, que es cuando piensan terminar un rodaje que comienza con la pérdida de los hijos y nietos de los personajes que interpretan Santiago Segura y Leo Harlem. “Y tenemos que dar con ellos. Por tierra, mar y aire”, explicó Harlem el miércoles, en una parada del rodaje de la sesión avilesina.

Una de las estaciones de la pasión de estos dos personajes se rodó en La Peral. “Subí el domingo para ayudar al actor que tenía que conducir el tractor”, cuenta Rodríguez. El actor fue el asturiano Eduardo Antuña, un secundario de lujo en incontables títulos de todo calibre. “Pero es que le tuve que ayudar a todo: desde decirle dónde está el embrague a ponerle las marchas”, confesó Rodríguez, al otro lado del teléfono. Fue al único vecino de Illas al que le dejaron estar dentro del rodaje todo el tiempo, por su condición de experto en el manejo del vehículo. “La jefa del set era la que me decía que llevara el tractor a un lado u a otro”, subraya el vecino de Illas.

“No sabía yo que en el cine se trabajaba tanto: todo el día. Desde las ocho de la mañana y hasta el anochecer”, reconoció Rodríguez. Eso le sorprendió. Y le sorprendió también el trabajo llevado a cabo por la jefa de set. “Ella lo controlaba todo. Y es normal: había mucha gente y si no hubiese alguien al tanto, aquello se desmandaría”, apuntó. Tres días de trabajo intenso de Marino, el de Illas. “Allí estoy todo el día, aunque en realidad tengo la casa en Avilés. En Velasco están las fincas de mi hermana, dos caballos y los perros de caza”, explica. Lo de salir en el cine no era una cosa que tenía pensado. Y le ha gustado. Lo que más, la ovación final: “Todos sabían mi nombre y yo lo único que hacía era procurar no estorbar. Me decían que estuviera en la carpa. Cuando llegaba la hora del pincho, me decían que fuera para allá, que estaban calientes. El martes comimos pote. Teníamos una hora”.

Un momento del rodaje de “¡A todo tren! Destino Astuirias”, el lunes, en La Peral. | Jorge Alvariño

“¡A todo tren! Destino Asturias” será la primera película española que utilice los efectos especiales de pantallas LED usados en la serie “The Mandalorian”. En palabras de la productora, María Luisa Gutiérrez: “En nuestras producciones, detrás de nuestras comedias, siempre hay una apuesta clara por las nuevas tecnologías aplicadas al cine. Nos gusta experimentar, innovar e implementar, a pesar de la dificultad de ser, en ocasiones, los primeros en ponerlas en marcha”. O sea, los efectos más a la última por un lado, y un tractor de los años 60 para salvar unos planos. Y, en el medio, Marino Rodríguez.

“Este ha sido un año muy cinematográfico en Illas. Colaboramos en el rodaje de un corto en Piniella [”Hadas”] que resultó ganador en un certamen en Lyon en Francia. Y, ahora, estos dos días de rodaje en La Peral y La Callezuela. Nos volcamos desde el primer momento con locales, instalaciones eléctricas, facilitando todo lo que nos pedían. Y, además, algunos vecinos trabajaron en la película y muchos colaboraron desinteresadamente”, concluyó con satisfacción el Alcalde, Alberto Tirador.

Compartir el artículo

stats