Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ferrera, como Hyde park

El céntrico parque avilesino acoge la primera de unas clases de conversación en inglés: “Venimos para no perder ritmo”

Por la izquierda. José Ramón Suárez, Alejandro Fernández, Lucía García atienden a las explicaciones del coordinador de la clase de conversación en inglés, Martin Reinstra, en el quisco del parque Ferrera. | Ricardo Solís

Por la izquierda. José Ramón Suárez, Alejandro Fernández, Lucía García atienden a las explicaciones del coordinador de la clase de conversación en inglés, Martin Reinstra, en el quisco del parque Ferrera. | Ricardo Solís

El inglés fluye en el quiosco de la música del parque Ferrera. Ha comenzado el taller impartido por Martin Reinstra para practicar el idioma de Shakespeare en Avilés. Por el momento, solo han acudido tres alumnos a una clase de conversación al aire libre, sentados a distancia sobre varias esterillas. Desde el escenario del quiosco se divisa buena parte del parque Ferrera, que por un día y una hora, habilitó su particular “Speakers corner” como si esta zona de esparcimiento fuera el londinense Hyde Park. Se da la circunstancia, además, de que el Ferrera también es considerado un parque de estilo inglés por la distribución de sus jardines, entre otros detalles. El “Speakers corner” es un lugar situado dentro del popular parque de Londres donde se permite hablar en público y se convierte cada domingo en escenario improvisado de mítines de toda clase y condición desde hace siglos.

Martin Reinstra es holandés, natural de Amsterdam. Llegó a Avilés el pasado mes de noviembre para desarrollar un proyecto de voluntariado europeo relacionado con la participación juvenil. No pudo concluirlo. “Se me acabó el proyecto porque entró otra empresa”, explica Reinstra. Y convirtió esa pena en una oportunidad para ofrecerse como coordinador de un grupo de conversación en inglés en Avilés “para echar una mano a las personas que lo necesiten”. Este perseverante voluntario se animó con este ‘experimento’ teniendo en cuenta que otras actividades similares de conversación y café en inglés se han reducido o, directamente, eliminado como consecuencia de la pandemia.

“Para mí también es una manera de conocer a otras personas de Avilés”, señala Reinstra, que deja claro a sus alumnos que no es “profesor” (“teacher”, en inglés) y que esta es su “manera” de ayudar. Es bilingüe como su país y lo explica: “Somos un país pequeño como Dinamarca que también habla perfectamente inglés y también tenemos mucha relación cultural con el habla inglesa y relaciones por el transporte de mercancías, solemos adaptarnos muy bien”, explica Reinstra.

Alejandro Fernández es uno de los tres primeros alumnos. Llega antes de la hora, encantado de perfeccionar su inglés un soleado lunes por la tarde y bajo el quiosco. “Los vídeos que veo son en inglés y todos los miércoles salgo a pasear con un amigo estadounidense para practicar el idioma”, afirma Fernández, que se decanta por el inglés americano antes que el británico. Y sobre el “Hyde Park” avilesino dice: “El Ferrera no tiene nada que envidiarle”.

Cada uno de los tres alumnos ha tenido que enviar previamente un correo electrónico a El Patio Juventud con un audio para evaluar el nivel de inglés y así adaptar las conversaciones. Lucía García Jiménez es otra de las participantes. Se ha animado al curso para “volver a coger ritmo” con el inglés. Hace dos años participó en un voluntariado en Bulgaria y hablaba inglés a diario, pero ahora dice haber perdido fluidez. “Vengo a recuperar el nivel”, indica la avilesina, que fue la primera en presentarse en la clase al aire libre.

José Ramón Suárez está preparando la EBAU y tiene claro que alcanzar un nivel de inglés adecuado le abrirá puertas en sus viajes al extranjero. Es también alumno de la Escuela oficial de Idiomas. “Vengo a esta clase para practicar el idioma porque el inglés es básico si tienes que irte fuera, ahora por el momento, creo que me vendrá bien para los próximos exámenes, tanto de la Escuela de Idiomas como el de la EBAU, que aunque no haya examen oral me vale para repasar”, apunta Suárez.

Y poco más tarde de las 17.00 horas comenzó la clase, que se mantendrá todos los lunes de mes en el mismo espacio para así fijar el quiosco de la música como el “Speakers corner” del Hyde Park avilesino.

Compartir el artículo

stats