Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jonathan Iglesias, elegido mejor vendedor de la ONCE en Asturias

Jonathan Iglesias, elegido mejor vendedor de la ONCE en Asturias, recoge elogios de su clientela: “Es de matrícula de honor”

Jonathan Iglesias, ayer, en su puesto de la calle Jardines. | Mara Villamuza

Jonathan Iglesias, ayer, en su puesto de la calle Jardines. | Mara Villamuza

Jonathan Iglesias es el mejor vendedor de la ONCE de Asturias. Con ese premio, al menos, le reconocieron el presidente de la entidad, Miguel Carballeda, y el director general, Ángel Sánchez. “Desde que salió publicada la noticia en el periódico no paran de felicitarme”, asegura el cuponero, que cree que uno de sus puntos fuertes es “la cercanía” y el hecho de “ser agradable” con la clientela. Hasta con la mascarilla puesta se adivina su sonrisa, que nunca se le borra del rostro, y cada persona que llega a su puesto de la calle Jardines le describe con cariño. “Es de matrícula de honor: agradable, sociable... y da premios, al menos lo jugado”, afirma Antonio Corostola nada más comprar un cupón.

Iglesias comenzó en la ONCE hace ocho años. Antes había trabajado como fontanero y también en el montaje industrial. Una discapacidad en su brazo izquierdo que le acompaña desde que nació le abrió las puertas para iniciarse como vendedor de cupones. “Me presenté en la oficina un día, pasé un curso y hasta hoy”, afirma.

Desde niño siempre jugó al fútbol, lo dejó hace pocos años tras pasar por el Barcia (Navia) y el Llaranes, donde colgó las botas tras diez temporadas. Eso sí, lo que no ha abandonado nunca es su pasión por el Sporting de Gijón, su equipo de toda la vida. Es más, “cuando se podía”, no dudaba en ir a las gradas de El Molinón a animar a los rojiblancos.

A sus 33 años es feliz como vendedor de cupones. “Cuando la otra crisis decidí probar suerte con la ONCE y estoy muy contento, no echo de menos mis otros trabajos; me encanta estar cara al público, es maravilloso”, apunta el joven, que es natural de los barrios del Sur de Avilés, entre Llaranes y El Pozón. “De donde el Ráfaga”, concreta.

El galardón que le entregó la ONCE de Asturias le pilló por sorpresa, apunta. La pandemia, admite, ha menguado las ventas. “La cosa está complicada; y hace meses estaba mucho peor, con los cierres de comercios, de hostelería, el cierre perimetral...”, apunta el vendedor, que fruto de sus años de trabajo en la ONCE ha sacado algunas conclusiones: “El cupón suele ser adquirido principalmente por las personas mayores y los otros juegos, los “rascas” y demás, son más atractivos para los jóvenes”. Iglesias se vuelca con su clientes y a algunos les llama por su nombre de pila. Si no tiene mucha cola, no duda en ayudar con los “rascas”, saca una moneda y descubre si los cartones guardan premio o no. Desea suerte a cada cliente y les regala una sonrisa mientras selecciona el billete solicitado.

Marisol Seoane acaba de adquirir un cupón. No es de compra diaria, pero sí tiene claro que siempre acude a la calle Jardines para encontrarse con Jonathan Iglesias. “Es mi cuponero, antes tenía otro y cambié, es muy atento y si el cupón no está premiado lo rompe delante de mí”, indica Seoane.

Otra cliente que no quiso dar su nombre también felicitó a Iglesias por ser el mejor vendedor de Asturias. “Es bueno y agradable”, afirmó la mujer nada más adquirir un cupón y que el vendedor le deseara suerte, un protocolo que es similar al de todas las personas que se acercan al puesto de avilesino.

Jonathan Iglesias comienza hoy sus vacaciones. Tiene ganas. Tras unos días por Avilés no dudará en viajar para “buscar el sol”. Recorrerá la península Ibérica de punta a punta para pasar unos días de descanso en Málaga. “Marcharé el próximo jueves”, afirma Iglesias con su sonrisa sempiterna, con la que vende cupones y “rascas”, con la que atiende y saluda a todas las personas que se acercan a su puesto de la calle Jardines, en el lateral del Atrio que da al parque de Las Meanas.

Compartir el artículo

stats