Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Bianco Director del Teatro Nacional de la Zarzuela

“La asignatura pendiente es llevar nuestros montajes de gira, sacarlos de Madrid”

“Llegará el nuevo proyecto ‘Zarza’ al teatro Palacio Valdés la próxima temporada: zarzuela hecha por jóvenes y para jóvenes”

Daniel Bianco, ayer, en el teatro Palacio Valdés.

Daniel Bianco, ayer, en el teatro Palacio Valdés.

Daniel Bianco (Buenos Aires, Argentina, 1958) es el director del Teatro Nacional de la Zarzuela. Participó ayer en una mesa redonda programada por la III Escuela de Verano de la Academia de las Artes Escénicas de España, que se celebra toda la semana en el teatro Palacio Valdés. Conversa con LA NUEVA ESPAÑA en el foyer del odeón centenario.

–El proyecto Zarza iba a ser lo más grande del centenario del teatro Palacio Valdés, pero llegó el fin del mundo.

–Bueno, el fin del mundo no, llegó una parte de él, porque el mundo continúa. Pero, es verdad, justo cuando teníamos el decorado montado en el escenario del teatro Palacio Valdés, un día 11 de marzo nos confinaron a todos. Así que el decorado estuvo durmiendo en esta casa durante todo aquel tiempo.

–O sea, que el decorado pasó aquí el confinamiento.

–El decorado estaba en el escenario, pero no pudimos llegar la compañía porque llegó el confinamiento. Desde el primer momento agradezco a la dirección de este teatro por querer apoyar este proyecto tanto que llegará el nuevo proyecto Zarza aquí a Avilés en la próxima temporada.

–¿La próxima temporada?

–Nosotros estrenamos en febrero y a ver cómo se acomodan aquí para hacerlo en marzo o abril. En eso estamos.

–¿Qué va a ser?

–Lo que vamos a estrenar es una obra del maestro Guerrero que es una comedia musical, una opereta, que se titula “El sobre verde”. El espectáculo va a estar dirigido musicalmente por Cecilia Bercovich y en la dirección de escena va a estar Nuria Castejón. Hemos hecho audiciones, hemos tenido 804 peticiones para audicionar. Finalmente, hicimos doscientas. Hemos podido hacer un elenco de 18 que justamente en enero van a comenzar a ensayar. Este es el espectáculo para el proyecto Zarza del año que viene.

–Porque en 2021 no hubo nada.

–Justo sí. Hicimos antes del confinamiento la que íbamos a traer aquí: “Agua, azucarillos y aguardiente”. Justo la hicimos en Madrid, nos dio tiempo a terminar, llegar el camión aquí, montar y comenzó el confinamiento.

–¿El proyecto ‘Zarza’ es llevar un género antiguo a un público joven?

–El proyecto surge porque cuando yo llego a la dirección del teatro de Zarzuela. Una de las obligaciones de los teatros públicos es que tenemos que dedicar un tiempo a los jóvenes: son nuestros futuros espectadores. Hay que invitar a los jóvenes a que vuelvan al teatro porque el teatro y la música pienso que es el alimento del alma. El teatro te hace pensar, reír, divertir, llorar, emocionarte... Te hace mejor persona porque en el fondo te hace pensar y eso sólo lo tenemos los humanos. ¿Cómo era? Con un género como la zarzuela que existe, sí, desde 1700, que tuvo su gran apogeo en determinadas épocas, pero que en 1950 se detiene en el tiempo. Sin embargo, forma parte de nuestro patrimonio, de nuestro ADN, tan importante como el pictórico o el literario. ¿Cómo poder acercarnos para que lo conozcan? Siempre digo: lo que quiero es que la gente elija, que conozcan esto y que luego decidan si les gusta o no les gusta. Porque es siempre válido que no les guste. ¿De qué manera? Que vean en el escenario a la misma gente que eran ellos en la época en que se escribieron las obras. Por eso surge ‘Zarza’: zarzuela hecha por y para jóvenes.

–Pero esto no quiere decir que se dulcifique el espectáculo porque jóvenes hablen a jóvenes.

–Musicalmente no se toca ni una nota, lo que pasa es que el texto se acerca más a los jóvenes. Las obras que hemos hecho hay que llevarlas un poco a la actualidad. En “La revoltosa” se ve. El tratamiento hacia la mujer es dudoso. La obra se cuenta, pero de una manera más esencial. No tergiversamos la obra en absoluto. Piense que nos dirigimos a la generación del dedo en la pantalla: si no los enganchas rápidamente, no están; cuando lo haces, se quedan para siempre.

–Dirige un teatro nacional que parece que sólo se hace para madrileños.

–Salir de gira con nuestros espectáculos es una situación difícil, pero creo que es una obligación. En este momento es cierto que el teatro de la Zarzuela lo único que puede hacer es retransmitir sus espectáculos “in streaming”. Todas nuestras obras están en el canal de Youtube: hemos superado el millón de espectadores. La asignatura pendiente es llevar nuestros montajes de gira, sacarlos de Madrid y eso se tiene que hacer por medio de una gran reforma del Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (INAEM), que es de donde dependemos. Esta reforma es la única que va a poder salvar esta situación.

Compartir el artículo

stats