Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Un teatro no es un teatro hasta que hay luces, telón y actores”

Juan Carlos y Vidal de la Madrid repasaron la historia centenaria del Palacio Valdés

Antonio Ripoll, en el atril, flanqueado por los hermanos Vidal y Juan Carlos de la Madrid. | R. Solís

“El año pasado se cumplían los 100 años del Teatro Palacio Valdés, pero son muchos más, serían 120. La primera piedra se colocó en un momento donde hacía falta. Un teatro es un edificio, pero no es teatro hasta que se ponen las luces, el telón y los actores”, comentaba Juan Carlos de la Madrid ante un patio de butacas lleno. Los hermanos De la Madrid, Juan Carlos y Vidal, ofrecieron ayer una lección magistral de historia sobre el odeón avilesino que ellos mismo vieron evolucionar con la ciudad. La burguesía de la villa crecía ante la llegada de los americanos y la construcción de la dársena del puerto de San Juan. Un teatro a la italiana era necesario, pues estas personas necesitaban dejarse ver y ser vistos, rememoraron. Es un teatro, dijeron, “con gran historia”, que pronto cumplirá los 30 años desde su reapertura.

Compartir el artículo

stats