Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienza la campaña del percebe y el Principado encarga un control del stock

El informe de la Dirección de Pesca trata de establecer medidas de gestión “adaptadas al recurso existente” en el Principado

Perceberos en la pasada campaña en la zona de Cabo Peñas.

Con la temporada ya inaugurada en la “capital percebera” asturiana, Puerto Vega, los mariscadores ligados al plan especial de explotación del percebe en aguas litorales de la comarca, entre la playa de Cazonera (Muros de Nalón) y el extremo más al norte de la playa de Xagó (Gozón), se reencontrarán hoy con las rocas azotadas por oleaje del Cantábrico. Las expectativas no son demasiado halagüeñas, a juzgar por los mariscadores.

Algunos temen el impacto de los furtivo durante los últimos meses de verano. Un cantar que se repite año tras año. Esos que ocupan la cara ‘b’ del oficio y faenan en el litoral asturiano suelen ser conocidos por las fuerzas de orden. Y es que es normal que estos trabajadores sin licencia sean reincidentes. El percebe se ha convertido en uno de los recursos de mayor valor en Asturias, por el alto precio de primera venta que alcanza sobre todo en fechas próximas a Navidad.

Dado la importancia comercial de este marisco, el Principado, a través de la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, acaba de sacar a concurso, precisamente, un contrato para la evaluación del stock de percebe en el Principado. “La información histórica recabada en cada campaña gracias al seguimiento de los planes de explotación ha permitido mejorar significativamente el conocimiento de esta pesquería y de la dinámica del propio recurso biólogo en los últimos años en Asturias.

Aún así es necesario realizar estudios que permitan evaluar las variaciones anuales a pequeña escala, la detección temprana de zonas sobreexplotadas, así como la evaluación de la fracción comercial del recurso”, explican desde la Dirección General de Pesca Marítima en el pliego de prescripciones técnicas del citado contrato, aún sin adjudicar, que tiene por objeto establecer medidas de gestión “adaptadas al recurso existente”.

Los trabajos a realizar por el Principado se refieren a los ocho planes de explotación existentes en el Principado: Tapia-Figueres, Viavélez, Ortiguera, Puerto de Vega, Luarca, Cudillero-Oviñana, San Juan de la Arena-Avilés y cabo Peñas. Las labores de recopilación de datos de campo se desarrollarán preferentemente durante las mareas vivas entre el 1 de junio y el 31 de agosto de 2022. La dirección técnica la llevará el Centro de Experimentación Pesquera del Principado, que es quien tiene entre sus funciones el seguimiento de las principales pesquerías desarrolladas en el Principado.

Entre tanto, en lo que afecta a la campaña que acaba de comenzar, hay pocas variaciones respecto a 2020.

La comarca avilesina cuenta con 63 licencias

Cada pescador profesional tendrá un cupo máximo de seis kilos por día y marea, esa cantidad se incrementará en dos kilos más al día, desde mediados de diciembre hasta principios de enero, coincidiendo con la campaña de Navidad. Por su parte, los pescadores adscritos al plan de explotación del cabo Peñas podrán extraer ocho kilos de percebe por día y marea durante toda la temporada.

La comarca avilesina cuenta con 63 licencias de los planes de La Arena-Avilés y el de Cabo Peñas, de entre las 222 repartidas por el litoral asturiano: un total de 39 pescadores forman parte del plan de explotación especial del Cabo Peñas, que comprende a las cofradías de Luanco y Bañugues, y otros 24 están adscritos al plan de extracción que abarca desde La Arena, en Soto del Barco, hasta Avilés. En total, el percebe cuenta con ocho planes de explotación en toda la región y 222 profesionales. El área con más mariscadores es la de Cudillero a Oviñana, que cuenta con un total de 55 profesionales.

El tamaño mínimo de cada especie capturada ha de ser de 18 milímetros, según fija el Gobierno del Principado. Esa medida afectará a los ejemplares que se hallen sueltos. En el caso de que se trate de una piña de percebes, esa talla mínima deberán alcanzarla, al menos, los ejemplares que supongan el 60 por ciento del peso de cada una.

La actividad extractiva se realizará únicamente durante las horas diurnas, en el período comprendido entre las dos horas antes de la bajamar y una hora posterior a la pleamar, quedando expresamente prohibida la extracción durante los fines de semana, así como en los días festivos.

Compartir el artículo

stats