Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de La Arena: “Estamos en el Amazonas de Asturias, y desprotegidos”

La falta de dragado y la acumulación de residuos hace peligrar el puerto pesquero y deportivo

Toneladas de troncos flotando en el puerto deportivo y pesquero de San Juan de la Arena.

No hay dragado a la vista en la desembocadura del Nalón, pese a que la obra debería haber salido a licitación este año por importe de 400.000 euros. Esta limpieza de la ría que se solicitó como urgente en los últimos meses es ahora una prioridad para los vecinos de San Juan de la Arena, especialmente para quienes utilizan los amarres del puerto deportivo y pesquero. ¿La razón? La acumulación de troncos y basura, especialmente llamativa en las últimas semanas por las riadas, ha convertido la zona de pantalanes en una especie de vertedero. “Estamos en el Amazonas de Asturias, y desprotegidos”, protesta un vecino en redes sociales para explicar cuál es la situación que están viviendo los afectados, que llevan ya años reivindicando también medidas de protección del puerto.

El principal problema asociado a la falta de dragado del puerto de La Arena es que la acumulación de lodos inutiliza parte de los pantalanes en marea baja, con el consiguiente riesgo para las embarcaciones que quedan varadas. No es menos problemática la falta de calado, que constituye un riesgo para la navegación.

El alcalde de Soto del Barco, Jaime Menéndez Corrales, pidió ya en septiembre a la administración que adopte medidas “urgentes” y planteó la posibilidad de habilitar una escollera que sea capaz de contener el avance de los sedimentos del río y facilitar la llegada al puerto y el fondeo de las embarcaciones con amarre en San Juan de la Arena.

En alguna zona de estas instalaciones deportivas se miden calados de cero metros, cuando debería de haber dos metros y medio por debajo del nivel del agua en bajamar. El origen de este problema se halla en la ingente cantidad de materiales que arrastra el Nalón desde su nacimiento y que se depositan en su mayoría en el último tramo del curso fluvial antes de la desembocadura.

Compartir el artículo

stats