Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marina Castro Cabero Historiadora del Arte

“Benjamín Menéndez es un regalo; su obra aborda problemáticas globales primordiales”

“Me encanta su contundencia y la diversidad de miras sobre temas como el cambio climático, la pérdida del patrimonio industrial o la zona rural”

Marina Castro Cabero, con la escultura metálica “Avilés”, obra de Benjamín Menéndez, al fondo. | R. Solís

El Trabajo de Fin de Máster (TFM) de la historiadora Marina Castro (Oviedo, 1998) acaba de ser distinguido con el premio “Faustina Álvarez García” que concede el Centro de Estudios del Alfoz de Gauzón (CEAG). Su investigación lleva por título “Benjamín Menéndez (Avilés, 1963): un escultor vital” y profundiza en la obra del artista avilesino.

–¿Qué siente al recibir este reconocimiento?

–Estoy muy contenta y agradecida al CEAG. No me lo esperaba. Confío en que el trabajo sirva para conocer y difundir la obra y trayectoria de Benjamín Menéndez.

–¿Por qué eligió la figura de Menéndez para su trabajo?

–Fui animada por mi tutora de TFM, María Soledad Álvarez, catedrática de la Universidad de Oviedo. Le comenté que quería abordar el arte contemporáneo asturiano para indagar en el entorno que nos rodea y conocerlo más. Empecé a investigar sobre la obra de Benjamín Menéndez y me encantó su discurso, su contundencia y la diversidad de miras que tiene sobre temas tan importantes como la pérdida de identidad y patrimonio industrial, el cambio climático y el abandono del área rural.

–¿Qué significó para usted como historiadora indagar en la trayectoria de un artista como Benjamín Menéndez?

–Pues un regalazo. Supuso adentrarme en su universo artístico. Trabajar mano a mano con él fue muy importante para comprender su discurso y aprender a mirar otros tipos de arte. En definitiva, comprender una obra que va más allá de la materia. Gracias a esta experiencia he enfocado mi futuro académico.

–Tras investigarlo a fondo, ¿qué es lo que destaca de su obra?

–Su discurso, sin duda. Es muy potente y muy necesario en la actualidad de nuestra región. Va más allá de nuestras fronteras, aborda una problemática global. Me admira cómo toma diferentes materiales –como la cerámica, el hierro o las ruinas de Ensidesa– para darles otra vida; crea una nueva historia para construir nuevas memorias.

–Su trabajo trata temas como el cambio climático, el medio rural o la pérdida del patrimonio industrial. ¿Desde qué perspectiva?

–Benjamín Menéndez es un artista total: pintor, grabador, diseñador gráfico... Yo me he centrado en una mínima parte, su escultura. Para poder construir un discurso claro dentro del trabajo decidí agrupar su obra en esos tres ejes. Dentro de cada apartado hay un orden cronológico para que el estudio fuera claro y ameno.

–¿Piensa hacer más documentos de este estilo sobre más artistas asturianos?

–Mi idea para la tesis doctoral es abordar la influencia del paisaje industrial sobre los artistas asturianos, desde finales de los años 30 hasta la actualidad.

Compartir el artículo

stats