Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Nalón llena de troncos las playas de la comarca: “Sin dinero no la limpiaremos”

Los temporales invernales dejan los arenales de Xagó, Los Quebrantos y Bayas repletos de madera | La retirada se llevará a cabo en primavera

12

El estado de las playas de la comarca de Avilés tras los últimos temporales Fernando Rodríguez

Las riadas del Nalón a consecuencia de los temporales invernales en el Principado llenan de troncos las playas de la comarca. La desembocadura del río entre San Esteban de Pravia y Muros del Nalón deja los arenales aledaños repletos de madera. Los Quebrantos, en Soto del Barco; Bayas, en Castrillón; y Xagó, en Gozón, se presentan como los enclaves más afectados. Ante esta situación, los ayuntamientos tendrán que limpiar los espacios en primavera de cara a la temporada estival de baños. Se trata de unos trabajos extraordinarios a la limpieza rutinaria de las playas. En ellos se suelen sacar de los arenales toneladas de troncos.

En los casos concretos de Gozón y Soto del Barco, esta labor depende de los ayuntamientos. “Ahora mismo es un gasto inasumible para nosotros. Hace tres años nos costó 15.000 euros quitar toda la madera de la playa de Xagó. Este año aún no sabemos a cuánto ascenderá, pero hay una cosa clara: sin dinero no la limpiaremos”, clama Jorge Suárez, alcalde de Gozón, quien explica que “cuando llegue el momento miramos si hay dinero o no para la limpieza y actuaremos en consecuencia a ello”.

12

El estado de las playas de la comarca de Avilés tras los últimos temporales Fernando Rodríguez

Tanto la playa de Xagó como la de Los Quebrantos han quedado cubiertas de troncos procedentes del río Nalón. Ahora, los ayuntamientos de Gozón y Soto del Barco tendrán que asumir el coste total de la limpieza que se haga en sus arenales para retirar toda la madera arrastrada por las corrientes marítimas. “La limpieza de la playa nos cuesta cada año entre 60.000 y 80.000 euros”, asegura Jaime Menéndez, alcalde de Soto del Barco, en referencia a la playa de Los Quebrantos. En este sentido, aqueja la elevada cuantía económica y la cantidad de madera que vara en el arenal: “Está llena de basura”. Una queja a la que se suma su homólogo en Gozón, Jorge Suárez, quien lamenta asumir los costes de limpieza de una playa de “acceso para todos”. “Hay determinados arenales sobre los que los ayuntamientos no deberíamos asumir los costes de limpieza. No pueden pretender que esté en condiciones con los recursos que tenemos”, denuncia el regidor gozoniego, quien insiste en su malestar: “Una cosa es una limpieza normal como la que se hace en otras playas del concejo y otra es quitar del arenal toneladas y toneladas de madera”.

En este sentido, Jorge Suárez recuerda varias cifras. “Entre socorristas, seguridad y limpieza, abrir las playas en veranos nos supone un coste que ronda los 375.000 euros. Necesitaríamos casi el doble, pero no damos para más”, manifiesta el regidor, que da más datos: “Una limpieza normal de playas nos supone al año unos 120.000 euros”.

Madera acumulada en la playa de Los Quebrantos, ayer.

Todo ello es fruto del ciclo de la naturaleza, algo inevitable. La primera playa en la que el Nalón deja sus restos es la de Los Quebrantos. Siguiendo rumbo al Oriente de Asturias, el siguiente arenal que recibe los deshechos de las riadas es Bayas. Sin embargo, según el concejal de Medioambiente del Ayuntamiento de Castrillón, Iván López, es en este punto donde se produce un hecho curioso. “Siguiendo el mapa, las siguientes playas serían Munielles, Bahínas, Santa María del Mar y Arnao", afirma.

Y continúa: "No obstante, donde más troncos notamos es el Bayas y en esta última. Parece como si la corriente saltara las otras”, explica el edil. A continuación, los siguiente arenales en ver cómo la madera llega a sus orillas serían Salinas, San Juan y Xagó, ya en el término municipal de Gozón. “Ahora mismo en Bayas hay bastante material por las riadas, pero se harán una limpieza exhaustiva en primavera”, remata el edil castrillonense.

De los tres ayuntamientos de la comarca avilesina que ven sus playas afectadas por la madera arrastrada desde la desembocadura del río Nalón –Castrillón, Gozón y Soto del Barco– tan solo el primero no asume el coste de la limpieza de forma directa. El Ayuntamiento de Castrillón tiene un contrato de recogida de residuos con la empresa Daorje, quien se encarga de estos trabajos. “De cara a la temporada de verano sí exigimos más limpieza que durante el resto del año”, asegura el concejal de Medioambiente, Iván López. Sin embargo, según explica, el contrato no recoge todo tipo de situaciones e imprevistos. “Se sacan toneladas y toneladas de madera, así que depende de la situación concreta de la playa en ese momento”, señala el edil castrillonense.

Compartir el artículo

stats