Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El último borrón en la foto de Podemos

Tania González abandona la política en su Avilés natal: era la única en activo de los impulsores de la formación morada en la histórica foto de Vistalegre I, en 2014

La histórica foto de Vistalegre I, con los fundadores de Podemos. | Podemos

Ocho “intensos años” de vida política deja atrás Tania González, la última en hacer mutis por el foro de la histórica foto en Vistalegre I (2014), la imagen que muestra abrazados como una piña a los impulsores de Podemos. La ex eurodiputada ha dimitido esta semana de todos sus cargos en Avilés, su ciudad natal, para retomar su carrera como docente. La hasta ahora portavoz de Cambia Avilés (confluencia de Podemos e Izquierda Unida) es la última en caerse de aquel abrazo compartido con Luis Alegre, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, los fundadores de la formación que se fraguó al calor del 15-M. Ninguno está ya en la formación morada y solo Errejón continúa en política bajo otras siglas (Más Madrid). La salida de Tania González es el punto final al capítulo fundacional en la historia de Podemos. Un círculo que se cierra.

Pablo Iglesias destinó a la avilesina a Bruselas e incluso la quiso como candidata a la presidencia del Principado, pero su carrera la terminó llevando a la oposición en la política municipal, de la que se fue apartando por cuestiones personales. La inquietud política de Tania González (Avilés, 1982) ya despuntó cuando estudiaba Secundaria en el instituto Menéndez Pidal: con 16 años participó en organizaciones estudiantiles, formó parte del consejo escolar y conoció a personas con las que acabaría compartiendo inquietudes y proyecto en Podemos Avilés, como el su hasta ahora compañero de bancada, el concejal Primitivo Abella, que no esconde su tristeza por la salida de Tania González.

La política siempre ha estado en su ADN, en movimientos estudiantiles, verdes o feminista. En las aulas de la Complutense, en Ciencias Políticas, participó en el laboratorio en que fermentaba la semilla del partido morado. Compartió clases con Íñigo Errejón (con quien le une gran amistad), asistió a las clases de Juan Carlos Monedero y participó en la fundación de “Contrapoder”, con Errejón, Jorge Moruno y Miguel Urbán.

Tras la Universidad, ejerció su vocación como profesora interina de Formación y Orientación Laboral en Santoña, Palencia, Segovia, Zamora, Miranda de Ebro y Laredo. Este curso ha vuelto a las aulas que dejó a un lado por aquel proyecto impulsado con sus excompañeros de la “Complu”, con los que acabó revolucionando el panorama político español.

Hace ocho años, la avilesina dio el salto a Bruselas. Entre octubre de 2015 y julio de 2019 fue portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo. Fue, además, la vicepresidenta de la Delegación para las Relaciones con los Países de la Comunidad Andina, miembro de la Comisión de Transporte y Turismo y suplente tanto de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales como de la Delegación en la Asamblea Parlamentaria Euro-Latina. Pablo Iglesias llegó a verla como la candidata perfecta para liderar Podemos en Asturias, aunque finalmente el liderazgo recayó en Daniel Ripa, del movimiento Somos.

Tania González terminó por asumir la dirección del partido en su Avilés natal tras la marcha de David Salcines, quien abandonó Podemos por discrepancias con el devenir de la organización. Y tras su etapa europea regresó a casa para medirse en las elecciones de 2019 con la socialista Mariví Monteserín. Lo hizo al frente de las siglas Cambia Avilés (CA), una confluencia que resultó una “rara avis” en Asturias, donde las relaciones entre IU y Podemos siempre fueron tirantes.

Cambia Avilés obtuvo uno de los mejores resultados de las confluencias en Asturias y España, pero no logró los escaños necesarios en el Pleno para desbancar al PSOE, que ha gobernado el municipio durante prácticamente toda la historia democrática. La Tania González que aspiraba a coger el bastón de la Alcaldía acabó como líder de la primera fuerza de la oposición.

Las distintas batallas internas por el control de Podemos la fueron alejando de las posiciones ganadoras. Apoyó a Íñigo Errejón en la batalla de Vistalegre II, que finalmente ganó Pablo Iglesias, pero no acompañó a su amigo al proyecto de Más País. Y en la última etapa respaldó a Daniel Ripa en la pugna por el poder en Asturias, una batalla que finalmente ganó Sofía Castañón.

La avilesina ha sido la última pieza en abandonar el tablero que marcaba aquella instantánea de camaradería de 2014. Hace tiempo que su decisión estaba tomada, como señalaba en una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA hace más de un año: “Creo que la política es una actividad excepcional y que, en algún momento, todos tenemos que volver a nuestra vida para, quizás más adelante, regresar a la primera línea política”, decía ya entonces.

Su salida de la actividad política diaria fue gradual, hasta el punto que su paso atrás definitivo ha supuesto cierto inconfesable alivio entre los suyos, capaces ahora de organizar nuevos liderazgos.

Ella misma ha reconocido que le ha resultado “imposible” compaginar la política con el retorno a la docencia (se incorporó en septiembre a un centro de Oviedo y poco después dejó la liberación como concejala). Hacía tiempo que dejó de asistir a comisiones y reuniones. “Desapareció del Ayuntamiento, literalmente”, aseguran fuentes próximas a la confluencia. Cambia ha bebido todo este tiempo de la estructura de Izquierda Unida y la podemista Sara Retuerto empezó a ejercer “de facto” hace ya meses una portavocía que siguió manteniendo hasta ahora la que fue candidata a la Alcaldía.

La semana pasada, la ex eurodiputada confirmó a los suyos la decisión definitiva y este jueves anunció públicamente el paso que esperaban desde hace meses en el grupo municipal. Sara Retuerto, de la ejecutiva de Castañón, se convierte en el referente de Podemos en Avilés y se inicia el camino del proyecto de confluencia con IU que concurrirá a los comicios del año próximo.

La última de la foto de Vistalegre I vuelve a su vida con un “hasta pronto” y animando a sumar esfuerzos en torno al proyecto de izquierdas de la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz. Con la marcha de Tania González se diluye aquel abrazo de los fundadores en 2014 y se cierra un tomo de la historia de Podemos.

Compartir el artículo

stats