Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sharon Calderón-Gordo Iglesias Filósofa y exconcejala en Avilés por Ciudadanos

“En Ciudadanos Avilés nos convertimos en tecnócratas y en la muleta del PSOE”

“No me ha tanteado ningún partido para 2023 pero no descarto la política porque me gusta”

Sharon Calderón-Gordo, ayer, en la calle La Ferrería de Avilés. MARA VILLAMUZA

Sharon Calderón-Gordo (Avilés, 1973), licenciada en Filosofía, entrega el acta de concejal en el Ayuntamiento avilesino y deja Ciudadanos y la política a un año de acabar el mandato por las diferencias insalvables con su propio grupo municipal.

–Dice que la situación era insostenible y que las diferencias con sus compañeros del grupo municipal se remontan a dos años atrás. ¿Por qué se va ahora, a un año de acabar el mandato y ya con el exportavoz Javier Vidal García fuera de Ciudadanos, ahora concejal no adscrito?

–Porque ya no podía seguir más con una línea dentro del grupo municipal que no encaja con lo que es ser oposición y tengo serias dudas de que encaje con la línea política de Ciudadanos. Yo lo que no iba a hacer nunca jamás es saltarme la disciplina de voto. Y aquí, en este grupo municipal, no había acción política.

–Pero la relación personal comenzó a deteriorarse en el grupo municipal hace ya dos años, de puertas adentro del Ayuntamiento era conocido que no tenía relación con el resto de sus compañeros.

–Sí, la situación personal se deterioró muchísimo, sobre todo en este último año y medio. Pero yo le dije al anterior portavoz (Javier Vidal García) hace un año que no necesitábamos ser amigos, sino trabajar bien, estar coordinados para trabajar correctamente. Todos tenemos nuestras virtudes y defectos, se trataba de que las relaciones personales no enturbiaran nuestro trabajo. También es cierto que llegó un momento en que dejé aparte el tema personal. Si mi decisión hubiese sido por cuestiones personales la habría tomado hace año y medio. Ahora no, ahora lo dejo porque lo exclusivamente político es un desastre.

–El nuevo portavoz de Cs, Jose Ferrera, tendió la mano para empezar de cero tras la salida de Vidal García. ¿Influyó en su decisión que en la reorganización de tareas no le tocase nada?

–Sí que influyó. No me implicaron en el proceso de reparto de tareas [Ferrera y Carmen Pérez Soberón] y eso ya dice bastante. Y el deterioro de mi labor concejala viene de atrás. Primero me quitaron de portavoz suplente, de responsable de Cultura… Era una concejala sin atribuciones. No es una cuestión de acumular poder, pero quedó claro que seguía estando fuera de las decisiones del grupo municipal. También tengo que decir que a Jose Ferrera no tengo nada que reprocharle, el día que habló conmigo fueron todo buenas palabras y me repitió que había que intentar reconducir esto, pasar este año lo más dignamente posible. Pero acto seguido me lo dio todo hecho ya. Y lo acaté, como he hecho siempre.

–El resto de grupos de la oposición lleva todo el mandato diciendo, “Ciudadanos es la muleta del PSOE”. Y parece que usted lo comparte.

–En el mejor de los casos, el grupo municipal de Ciudadanos se ha convertido en un grupo de tecnócratas, las decisiones que se han tomado sobre determinadas cuestiones importantes para la ciudad el criterio era lo que digan los técnicos. Y esto es incompatible con la política. Los técnicos son necesarios, pero avalan la idoneidad o no de un proyecto. Si algo es bueno o no para Avilés lo deciden los políticos. Y en el peor de los casos, nos convertimos en la muleta del PSOE. No hay más que repasar el historial de Ciudadanos en estos últimos tres años, en lo que va de mandato.

–Nunca se ha saltado la disciplina de voto del grupo. ¿Qué votó muy a su pesar?

–El pago de los dos millones por el tema del agua al socio privado.

–Pero Ciudadanos no votó a favor, el pago de esa compensación salió adelante con los votos del PSOE y del PP.

–No, nos abstuvimos. Lo peleé y conseguí la abstención, pero intenté que votásemos en contra.

–Llegó a Ciudadanos procedente del PSOE, ¿por qué cambió de partido?

–Por Pedro Sánchez y el viraje brutal del PSOE, que se convirtió en un partido absolutamente personalista.

–¿Es cierto que cuando ocupó el puesto número 3 en la lista de Cs, como independiente, seguía afiliada al PSOE?

–No, otra cosa es que el PSOE lo tramitara, pero no, seguro.

–¿Qué análisis hace de esta etapa en política?

–Me da muchísima pena haber acabado así, la política es vocacional, pero me voy satisfecha con lo que he hecho estos tres años. He trabajado hasta el último día, he hecho lo que creía que tenía que hacer y he sido leal al partido.

–¿Pero por qué deja Ciudadanos?

–Soy muy fan de las folclóricas y cuando la Piquer dejó los escenarios decía que lo hacía porque era una mujer de carácter, dijo que se iba y se fue. Pues yo si me voy, me voy de todo. He hablado con la gente que me importa del partido, lo han entendido y en lo personal ahí estaré. Son conscientes de lo que está pasando aquí en Avilés.

–¿Pero da por finalizada su vida política o la veremos en 2023 en alguna lista?

–No me ha tanteado ningún partido (ríe) pero la política no la descarto porque me gusta. No la voy a descartar jamás. Me vuelvo a mi trabajo, a mi asesoría de comunicación.

Compartir el artículo

stats