Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Florece en Illas “Tarucu”, una entidad para estudiar y divulgar la cultura del maíz

El colectivo presidido por Miguel Sierra aúna a biólogos, botánicos e investigadores: “Uno de los objetivos es recuperar la memoria del alimento”

Por la izquierda, la bióloga María Diago, el botánico Bernabé Moya, el alcalde de Illas, Alberto Tirador, y Miguel Sierra, ayer, durante la presentación de la nueva asociación en el Consistorio. | Mara Villamuza

“Siempre estamos metidos entre panoyas”, afirma el cocinero Miguel Sierra antes de presentar la asociación “Tarucu”, la entidad que preside y nace para reivindicar el maíz desde un punto multidisciplinar, desde su cultura arraigada en Asturias desde el siglo XVII capaz de “quitar el hambre durante siglos” sino también desde la biología, la botánica, la gastronomía y la necesidad de establecer un banco de germoplasma, de semillas, para salvaguardar sus diferentes variedades.

La sede social del nuevo colectivo es La Callizuela, la capital de Illas, y cuenta con la colaboración de investigadores, directores de cine, pelaontólogos, artistas, médicos como Pepe Bonillo, cocineros como Martín Berasategui, el botánico Bernabé Moya y la bióloga María Diago, entre otros.

El artista plástico Fernando Fueyo, ya fallecido, que diseñó el logotipo es miembro honorífico de “Tarucu”. “Uno de los objetivos es recuperar la memoria del maíz”, defendió Sierra, presidente y que tras años de análisis da forma al colectivo que cuenta entre sus vocales a Alberto Tirador, alcalde de Illas. El objetivo está en divulgar el maíz en toda su extensión y potencial y la defensa de la biodiversidad “ante un mundo acelerado que requiere la renaturalización, la recuperación y protección del entorno”, como expresó Diago.

La cultura gastronómica, las esfoyazas, la internacionalización del producto así como su estudio, diversidad e importancia en tierras como México serán algunos de los objetivos de “Tarucu”. “La idea que es el maíz crezca entre las malas hierbas”, indicó Sierra, tirando de metáforas sobre un producto, indicó el botánico Bernabé Moya, los tahínos, una civilización precolombina denominada lo definía como “lo que da vida”.

Compartir el artículo

stats