Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Centro Integrado de FP inicia el curso con carencia de espacios y la directiva en funciones

El jefe de estudios confía en que se puedan ampliar las instalaciones y reformar los talleres una vez esté en marcha el equipamiento de La Grandiella

Un grupo de alumnos, a la entrada del CIFP, durante la primera jornada de clases del nuevo curso. Mara Villamuza

El año lectivo ya ha comenzado en el Centro Integral de Formación Profesional (CIFP) de Avilés, el principal centro de la ciudad por número de alumnos. El curso arranca con la misma reivindicación de espacios y también con un equipo directivo en funciones tras la jubilación de Luis Fernando Gijón, que ejerció como director hasta el pasado mes de julio. Su jubilación ha dejado mermado al equipo directivo, que ahora cuenta con un miembro menos. Por el momento, el Principado no ha decidido quien ocupará su cargo de manera definitiva.

Desde el pasado 1 de septiembre, los máximos responsables del centro, de manera provisional, son Susana Fonseca y Sebastián Medina. Fonseca ejerció el pasado año como secretaria del CIFP de Avilés y, de acuerdo al procedimiento habituales en estos casos, se ha convertido en la nueva directora en funciones. Medina se mantiene en su puesto de jefe de estudios, como ocurrió en los últimos años. Ambos están a la espera de los nuevos nombramientos que implicarán, al menos, incorporar a una persona más. "El hecho de contar con una persona menos en el equipo directivo del centro ha implicado ampliar el volumen de trabajo en estas primeras semanas", indica Medina. Según apuntó el jefe de estudios del CIFP, el Principado prevé designar los nuevos cargos del equipo directivo de manera definitiva sobre mediados de octubre.

Otra cuestión que tampoco ha cambiado es la reivindicación de más espacios para poder desarrollar todas las ramas profesionales con más amplitud. El CIFP mantiene su mirada puesta en el futuro, en la apertura del centro previsto para La Grandiella, que permitirá desahogar las instalaciones. "A la hora de confeccionar los horarios del nuevo curso seguimos haciendo encaje de bolillos, siempre existe alguna deficiencia pero al final el resultado es satisfactorio por la implicación del profesorado", remarca Sebastián Medina en su despacho, situado en el edificio principal.

La apertura del nuevo centro permitirá ganar espacio en algunas aulas –el FP de La Grandiella, en un principio, estará especializado en servicios– "y esa cuestión liberará a varias familias profesionales como, presumiblemente, Imagen personal y Administración y gestión", señala Medina. Además, los talleres, continúa, requerirán de reformas.

Sobre si la apertura del centro de La Grandiella permitirá ampliar matrícula en el CIFP de Avilés y la posibilidad de acoger más ramas profesionales, Medina prefiere ser cauto. "Habría que estudiar qué demandas existen en la sociedad y que necesita el tejido industrial de la comarca", apunta, para después remarcar que el centro o directamente los tutores de las diferentes especialidades del CIFP "reciben continuamente llamadas de empresas" para reforzar sus plantillas o bien para incorporar a esos estudiantes a bolsas de empleo.

Algo sí ha cambiado en este nuevo año lectivo, la eliminación de las restricciones derivadas de la pandemia. Esa circunstancia ha permitido desahogar algunos espacios y devolverlos a su uso original. Ese es el caso de la biblioteca, que fue utilizada como un aula más. "La biblioteca volverá a ser un espacio común, de reunión y consulta para todo el alumnado del centro, eso sí, queremos adaptarlo a las nuevas circunstancias que vivimos, es decir, que queremos incorporar nuevos equipos informáticos para las generaciones de jóvenes que ya son casi digitales desde la cuna", explica el jefe de estudios.

Cifra estable de alumnado

El principal centro de FP de la ciudad mantendrá este curso una cifra similar de alumnos pese a que el período de matriculaciones de todas las ramas profesionales no finalizará hasta mediados de octubre. "Actualmente, ya contamos con 1.323 pero faltan por matricularse los ciclos a distancia que son principalmente de Informática y los de especialización, de ciberseguridad e internet de las cosas. Para el primero, la matrícula se cierra el 30 de septiembre y para el segundo, el 14 de octubre, dado el interés por esos ciclos, estaremos rondando el mismo número de matriculados que el pasado año", afirma el jefe de estudios, Sebastián Medina.

El pasado curso, el CIFP de Avilés consiguió alcanzar las 1.668 personas matriculadas. De esa cifra total, 807 alumnos corresponden a estudios relacionados con la industria, otros 622 estuvieron vinculados con tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que incluye formación a distancia, y otras 239 en el ámbito de servicios.

Lo que también permanece este años serán los horarios de los talleres y las aulas. Habrá horario de mañana y de tarde. Las mañanas, entre las 8.30 y las 14.40 horas y las tardes de 16.45 a 21.45.

Compartir el artículo

stats