Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés no pidió permiso a Patrimonio para la obra en la plaza porque es "de mantenimiento"

La oposición carga contra el gobierno local por el "fiasco" de la actuación en Hermanos Orbón y Cambia y Vox piden "responsabilidades políticas"

Estado actual de la plaza de Hermanos Orbón. Mara Villamuza

El Ayuntamiento de Avilés no solicitó autorización a la Consejería de Cultura para acometer los trabajos de renovación de pavimentos de la plaza de Hermanos Orbón, Bien de Interés Cultural (BIC), al interpretar que se trata de una intervención menor al haber sido concebida como una "obra de mantenimiento y conservación". Esta es la explicación que dio este viernes en una comisión extraordinaria de Urbanismo el concejal de Diseño Urbano, Pelayo García, tras haber desvelado Cambia Avilés (CA) que Patrimonio había ordenado paralizar los trabajos en la plaza del mercado y que estos se acometieron sin su visto bueno. Los motivos que expuso el edil no fueron suficientes para calmar los ánimos de los grupos de la oposición, que acusan al gobierno local de "falta de transparencia" y "opacidad" en este asunto. Y es que en el Pleno celebrado hace una semana, García no hizo referencia alguna a la paralización de los trabajos por orden de Patrimonio cuando la portavoz de Vox le interpeló por su evolución. Desde Cambia Avilés (CA) y Vox pusieron el grito en el cielo y reclamaron ayer que se depuren "responsabilidades políticas".

La diferencia de criterios entre los técnicos municipales y los de Patrimonio (paralizaron la obra tras una denuncia) están detrás de todo este asunto. Desde el Consistorio defienden que la actuación busca mejorar la accesibilidad y de ahí que se hayan producido cambios en el nivel de la plaza (para adecuar el acceso a los locales en planta baja). Así se planteó la instalación de dos tipos de pavimentos diferentes en función de los usos: hormigón impreso pulido para el anillo perimetral peatonal y los cuatro puntos de acceso, y el asfaltado impreso pulido (como el de Emile Robin y La Muralla) para el interior del patio de manzana.

Se diseñó entonces una intervención en todo el pavimento de la plaza, pero siempre entendiendo el personal técnico que, al tratarse de una actuación limitada a la sustitución de pavimentos, debía considerarse como "obra de mantenimiento y conservación" y, en consecuencia, "obra menor" de acuerdo con el Plan Especial de Protección de Patrimonio Cultural y Catálogo Urbanístico de Avilés (la Ley de Patrimonio Cultural autoriza la realización de este tipo de obras, por lo que no se solicitó autorización previa a la Comisión Permanente del Consejo de Patrimonio).

Los negocios de la plaza llevaban con la mosca detrás de la oreja desde principios de septiembre y desde el Ayuntamiento, a preguntas de este periódico, respondieron en esas fechas que los trabajos estaban muy avanzados y pendientes de remates por unos requerimientos realizados por Patrimonio.

En realidad, según trascendió ayer en la Comisión, los servicios técnicos municipales habían recibido ya el 22 de agosto un escrito remitido por la Consejería de Cultura que ordenaba "de manera inmediata y urgente, proceder a la paralización de las obras", al no contar con autorización expresa de la Comisión Permanente de Patrimonio. Aquel día las obras se encontraban ejecutadas en más del 80% y en el Consistorio se optó por finalizar los trabajos de asfaltado para poder dejar el espacio en condiciones de seguridad.

"Las explicaciones de Pelayo García son tan absurdas como insuficientes y un insulto a las inteligencia de los avilesinos. En vez de asumir responsabilidades, echa balones fuera escondiéndose detrás de los técnicos. Alguien tiene que asumir la responsabilidad por un hecho tan grave y el concejal responsable es Pelayo. Llevaremos este debate a Pleno", declaró tras la Comisión Juanjo Fernández, concejal de Cambia Avilés.

Especialmente dura fue también la portavoz municipal de Vox, Arancha Martínez Riola: "Nos parece gravísima la actuación de este gobierno durante la ejecución de estas obras, actuando con toda opacidad, ocultando información de vital importancia para el patrimonio histórico-cultural de esta ciudad y jugando con la actividad económica de cientos de comerciantes que se ganan la vida en el entorno de la plaza de abastos. El gobierno debería depurar responsabilidades políticas".

Desde el Partido Popular (PP) cargaron contra el gobierno por el "oscurantismo con el que se trabaja". "De manera permanente se oculta información a los grupos de la oposición. Hemos reclamado una vez más transparencia", señaló su portavoz, Esther Llamazares.

Tanto el grupo Ciudadanos (Cs) como el edil no adscrito creen que no se convocó la comisión de Urbanismo antes del Pleno para ocultar esta paralización de las obras. Carmen Pérez Soberón (Cs) lamentó la "falta de responsabilidad y la actitud infantil" del gobierno al querer ocultar un hecho tan grave y Javier Vidal García alertó de las incertidumbres que genera la suspensión de la actuación y la resolución que adopte Patrimonio. Los planes para el retorno del mercado siguen siendo los mismos. Está previsto que el mercado de los lunes vuelva a Hermanos Orbón el 3 de octubre.

Compartir el artículo

stats