Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota confía en surtir de pescado la Navidad pese al veto europeo al "pincho"

Los barcos asturianos buscan alternativas para seguir faenando y trabajan "con relativa normalidad", aseguran los profesionales

El pescadero avilesino Vicente Rodríguez coloca piezas de pescado en el mostrador de su establecimiento. P. S.

"En absoluto peligra el suministro de pescado para la campaña de Navidad". Así lo aseguran los pescadores asturianos y lo remarcan los compradores habituales de la rula de Avilés, la que más pescado comercializa de Asturias. Al menos, no hay temor a que se produzca desabastecimiento de pescado en una fecha del año tan señalada por las restricciones que ha aprobado la Unión Europea para las pesquerías con artes de fondo en 87 caladeros de aguas atlánticas y cantábricas, entre ellos algunos de los que frecuentan barcos asturianos de "pincho". Otra cosa es que el mal tiempo, la logística del transporte o los imponderables de la mar afecten al mercado pesquero.

El mensaje tranquilizador de los agentes pesqueros regionales va en línea al mensaje lanzado hace días en el 37º Congreso Aecoc de Gran Consumo Pesquero: "En Navidad habrá pescado, y a un precio razonable", manifestó, entre otros, el director adjunto del puerto lucense de Cillero, Eduardo Míguez, que, en referencia a los cierres en el Atlántico Nororiental aprobados por la UE, señaló que "la normativa no es una veda a la pesca de arrastre", además de mostrarse convencido de que "no afectará al abastecimiento de producto fresco para la próxima Navidad".

El presidente de la federación de cofradías pesqueras de Asturias, Adolfo García Méndez, y el gerente de la rula de Avilés, Ramón Álvarez, explican que "los barcos buscan alternativas para seguir con la pesca y trabajan con normalidad". La cantidad de pescado que llega al puerto ratifica esas palabras: la cifra de toneladas descargadas no ha menguado desde que en septiembre entró en vigor la norma restrictiva a las artes de fondo.

Pescadores consultados por este diario admiten que el impacto regional del veto europeo a las artes de fondo –entre las que se halla el arte de pincho– ha resultado ser "menor del temido", lo que no quita que aún desconfíen y mantengan la guardia alta. "Por el análisis de coordenadas, y al menos en aguas próximas a la costa, la afectación a caladeros asturianos es pequeña, residual en algunos casos", asegura un patrón.

Diferente es el caso de los barcos palangreros que faenan en aguas comunitarias y que capturan, entre otras especies, merluza. Este colectivo dice estar trabajando "en un limbo", dada la incertidumbre de cómo les afectarán las restricciones a las artes de fondo "cuando las autoridades pasen de la observación a la persecución". Esto lo dice un armador que en las últimas semana dice haber constatado una mayor vigilancia de patrulleras en el entorno de los caladeros a proteger "pero de momento sin mayores consecuencias".

Compartir el artículo

stats