La dinamización estival en el concejo

Festejos anima a los barrios a impulsar sus fiestas y les ofrece colaboración

"La ciudadanía responde muy positivamente y no se trata solo de dar apoyo moral y organizativo, sino también económico", asegura Retuerto

Asistentes a las fiestas en El Nodo, bailando en la carpa.

Asistentes a las fiestas en El Nodo, bailando en la carpa. / Miki López

Marián Martínez

Marián Martínez

El gobierno bipartito de Avilés ha comprometido su apoyo a las asociaciones de vecinos y comisiones de fiestas para impulsar la recuperación de los festejos populares en los barrios. De ahí que se les anime a solicitar apoyo económico, además del organizativo que pueda facilitar el Ayuntamiento.

Rivero, El Nodo, El Carbayedo, Versalles, Llaranes... Los barrios están apostando por recuperar e impulsar sus tradicionales y populares festejos. La respuesta vecinal va mucho más allá incluso de lo que los organizadores podían pensar inicialmente. Aunque todos reconocen que los trámites burocráticos dificultan las iniciativas, también destacan la colaboración económica de vecinos y empresas para ayudar a salir adelante.

Dinamizar los barrios e implicar a sus vecinos para recuperar la actividad que se vivía en ellos hace décadas es un empeño del gobierno municipal y en el que Cambia Avilés (confluencia de Podemos e IU) ha hecho especial hincapié en la última campaña electoral. Precisamente su portavoz, Sara Retuerto, es la edil responsable de Festejos en el nuevo organigrama del Ejecutivo local.

"Desde el Gobierno municipal nos alegramos y valoramos muy positivamente que resurjan las fiestas de los barrios. Son muy participativas y cosechan una gran respuesta del público: la ciudadanía responde muy positivamente y participa con éxito en todas las actividades", señaló la edil de Festejos.

Retuerto añadió que desde el gobierno local "defendemos un modelo de fiestas en los barrios que sin duda está contribuyendo a reforzar esta programación y a que cada vez sean más los que incorporen la organización de programas festivos. Ese modelo es el de apoyar a las asociaciones y comisiones de fiestas; pero no se trata sólo de un apoyo moral o de facilitar su organización, sino que se trata de un apoyo también económico a través de la convocatoria anual de 20.000 euros".

La portavoz de Cambia Avilés animó a los residentes en los distintos barrios del concejo "a que acompañen y que valoren el trabajo y esfuerzo que conlleva organizar estas fiestas y a las personas que se implican en ello con una gran profesionalidad y buscando llegar a todos los públicos y agradar a todos sus vecinos".

Sara Retuerto participó el pasado lunes en la presentación de los festejos de Santa Ana, en el barrio de Sabugo, y previamente había pasado también por los festejos de Rivero y el pasado fin de semana en El Nodo.

Las próximas fiestas en barrios serán las de El Carbayedo y Llaranes, preludio de los festejos de San Agustín, patrono de Avilés, y cuya programación está ultimando a marchas forzadas el equipo de gobierno municipal.

Las elecciones municipales, la configuración del nuevo gobierno local y la convocatoria de los comicios generales han incidido en los preparativos de las múltiples actividades festivas que se organizan en los meses de julio y agosto en Avilés, entre ellas los correspondientes a las fiestas patronales. A esto se suma que Festejos ha pasado a manos de Cambia Avilés, y su portavoz y primera teniente de alcalde del Ayuntamiento, Sara Retuerto, se ha hecho cargo de este área que hasta entonces pilotó la socialista Yolanda Alonso y en la que su sucesora se tiene que poner al día a marchas forzadas.

Pese a las dificultades, Retuerto quiere mantener el ánimo optimista que mostró el mismo día de la firma del pacto de Gobierno entre el PSOE y Cambia Avilés, cuando aseguró que no estará sola. "Hay buena sintonía y colaboración en el equipo de gobierno municipal", afirmó entonces.

Las fiestas que pondrán el colofón al verano avilesino serán las de Versalles, entre el 1 y el 5 de septiembre, de la mano de "Conver", el grupo de jóvenes que tomó la iniciativa hace unos años y que está consiguiendo recuperar la vitalidad de unos festejos con identidad propia.

El siguiente reto será la Navidad, en la que Retuerto ya piensa.