San Nicolás se echa a las calles

El patrono de Avilés se da un baño de masas en la tradicional procesión por el centro de la ciudad

Celebrar la festividad de San Nicolás es sinónimo de bollo y botella de vino. Una tradición a la que no faltaron un año más los vecinos del centro y socios de la asociación "Pedro Menéndez", agradecidos de que el mal tiempo de los últimos días les diese una más que deseada tregua.

La imagen de San Nicolás portada a hombros en un momento de la procesión. | Mara Villamuza

La imagen de San Nicolás portada a hombros en un momento de la procesión. | Mara Villamuza / L. Landázuri

Cerca de 200 unidades de estos panes fueron repartidos a partir del mediodía, en una fecha destacada en el calendario al tratarse de la conmemoración del patrono de Avilés. "Antes era una celebración más de carácter interno pero hace un tiempo que empezamos a sacarla a la calle con la recogida de cartas de San Nicolás, la procesión y las actuaciones musicales que preparamos para estos días", cuenta Pablo González, secretario de la asociación.

San Nicolás se echa a las calles

San Nicolás se echa a las calles / L. Landázuri

A pesar de que este año los vecinos del centro se han mantenido fieles a la liturgia de ediciones anteriores, desde la agrupación aseguran que de cara al próximo curso se plantean sorprender: "Estamos preparando alguna novedad", adelanta González.

Un reparto del bollo precedido por la cena de gala en el hotel Palacio de Avilés el pasado martes en la que se hizo entrega de las menciones honoríficas y del premio "Amelia. Avilés en femenino".

La asociación cultural banda de gaitas "Villa de Avilés" fue agraciada con la mención honorífica cultural. Un reconocimiento que llega en el 25.º aniversario de la formación, creada en 1998 con el objetivo de difundir la cultura y la música tradicional asturiana llevando así el nombre de Avilés donde quiera que van. La mención honorífica solidaria fue para la Asociación para la Atención, Prevención y Reinserción de la Mujer Prostituida (APRAMP), una entidad que llegó a Asturias en 1998 con el objetivo de atender las necesidades no cubiertas de las mujeres que estaban en contextos de prostitución y para ser puente entre ellas y los servicios públicos.

Carmen Ayala, nacida en Madrid y delineante en Ensidesa fue condecorada con el premio "Amelia. Avilés en femenino" tras una vida realizando maquetas para varios arquitectos y constructores de la villa.

Pero San Nicolás no solo es bollo, vino y cena de gala, es también procesión y recogimiento, un sentimiento que afloró en la misa celebrada en honor al patrono de Avilés en el templo homónimo.

La ceremonia contó con una ofrenda floral, que, como cada año corrió a cargo de la entidad cultural galardonada, en este caso la banda de gaitas "Villa de Avilés", que deleitó a los presentes con la interpretación de algunas piezas, entre ellas, el himno de Asturias.

El culmen llegó con la procesión del santo por la calles de la ciudad. Todo un baño de masas para acompañar la imagen del patrono a las puertas de la iglesia, que salió precedido de un pasillo de antorchas portadas por algunos de los presentes.

La ceremonia oficiada por el párroco Alfonso López, contó además entre los asistentes con representantes de las fuerzas armadas de Asturias. "Les agradecemos el esfuerzo por estar aquí con nosotros", indicó López.