"Estoy encantada, lo podré compatibilizar con mi concejalía en Castrillón", señala Nuria González-Nuevo, nueva diputada regional del PP

La castrillonense ocupará el puesto de Pablo González, que esta mañana ha presentado su renuncia como diputado

Nuria González-Nuevo Vázquez, concejal del PP.

Nuria González-Nuevo Vázquez, concejal del PP. / LNE

Noé Menéndez

Noé Menéndez

“Estoy encantada. Todo lo que sea trabajar y servir es mi vocación”. Nuria González-Nuevo está más que preparada para dar un salto en su carrera política. La concejala del Ayuntamiento de Castrillón tomará el testigo de Pablo González y, tras la renuncia de este, será la nueva diputada autonómica del PP. Eso sí, seguirá dentro de la política de su concejo.

“Con todo mi pesar me liberaré de mi trabajo en el instituto de Piedras Blancas. Me encanta trabajar ahí, tengo unos compañeros buenísimos, pero al ser diputada ya no puedo compaginarlo”, señala González a LA NUEVA ESPAÑA. Hoy ya se despidió de sus compañeros de trabajo, ya que la noticia de su “ascenso” salió a la luz mientras estaba en una reunión. “Me falta despedirme de los chavales, pero lo bueno es que, como vivo en Piedras Blancas, los seguiré viendo”, apunta la castrillonense.

Ahora González-Nuevo compatibilizará su trabajo como portavoz del PP y concejala del Ayuntamiento de Castrillón con su nuevo puesto dentro del parlamento asturiano. “Es algo compaginaba. Tendremos que reestructurar alguna que otra cosa, pero sigo con mi concejalía”, confiesa diputada, que no quiere desprenderse de una de sus pasiones, el municipalismo. “Es algo precioso. Aún no lo puedo comparar, porque nunca he sido diputada, aunque sea muy grande. El municipalismo tiene ese punto de cercanía que me encanta”, afirma González. La de Piedras Blancas ya ha hablado con Álvaro Queipo, presidente regional de su partido, y con el resto de diputados, que la han animado a dar el paso. “Álvaro dijo que iba a dar mucha importancia a los Ayuntamientos y al municipalismo y así se demuestra. Ahora puedo aportar mi visión en el ámbito regional de lo que veo en el trato directo con la gente”, añade.

Todo esto llega tras la renuncia a su escaño de Pablo González. “Objetivamente no era compatible mantener los dos escaños, ya que los plenos del Senado se celebran en martes y miércoles, los mismos días de la semana que los de la Junta General y, además todos los senadores conocimos las comisiones en las que estaremos esta legislatura las pasadas navidades", comentó el político para justificar su renuncia.