Las reinas del Goxu y la Faba en Avilés vencen a la lluvia con positividad, "aunque nos caiga la del pulpo"

"Que la gente se disfrace aunque sea con un gorrito", pidieron las recién coronadas en una plaza más desangelada de lo habitual

Noé Menéndez / Christian García

El primer combate entre el Antroxu y la lluvia fue para la meteorología. Se cumplió la peor de las previsiones y un fuerte chaparrón marcó la coronación de las reinas del Goxu y la Faba que, a pesar de intentar trasmitir vitalidad con sus palabras, poco pudieron hacer para levantarse de la lona. El Parche, donde normalmente no cabe ni un alfiler para encumbrar a sus reyes (y reinas), se convirtió en un solar en el que solamente unos pocos valientes, cubiertos con sus paraguas, se atrevieron a honrar a sus majestades, que, como no podía ser de otra manera, pidieron un poco de paz al tiempo para poder disfrutar de un Antroxu como se merece.

"Queremos que, aunque nos caiga la del pulpo, hoy la plaza se llene de gente para ver todo lo que hacen nuestros compañeros", pidió Noelia Brage, caracterizada como Frida Khalo, al público avilesino. No fue su única petición, ya que la recién nombrada reina espera que todo el mundo vaya disfrazado, "aunque sea con un gorrito", para que así no se pierda una de las tradiciones más importantes de Avilés. Paula Sadonis, que lució el elegante vestido negro de Holly Golightly en "Desayuno con diamantes", quiso dedicar su corona a "los anteriores reyes y reinas del Goxu y la Faba" y deseó que la gente se siga animando a participar mucho más. "Y también se lo dedico a mis sobrinas, que sino se enfadan", añadió la avilesina.

La temática de este Antroxu gira en torno a las siete bellas artes, algo que, según explicó Sara Vega, con un impoluto disfraz blanco de la diosa griega Atenea, sirve para homenajear a todas las peñas, ya que "todas son arte". "Es un pequeño homenaje a todas ellas. Ha sido lo que más nos ha dado que pensar", apuntó. Y, para arte, lo que representaba el disfraz de Julia Brage, que se subió al escenario caracterizada como las "Bellas Artes de la Comarca de Avilés". "En esta ciudad tenemos mucho arte, y quería que tuviese su representación. Aquí se puede ver el conservatorio, el Niemeyer, la monstrua...", indicó.

La cofradía de la Sardina Arenque de Llaranes fue la encargada de hacer los honores y coronar a las cuatro reinas, llenando el escenario montado delante del Ayuntamiento con sus trajes rojo pasión. "Estas cuatro se merecen un sitio reservado en El Parche, llevan años y años presentándose para ser las reinas del Goxu y La Faba y al final lo han conseguido", indicó su portavoz, que puso en valor el trabajo de las cuatro chicas, clave para que "la fiesta del Antroxu no decaiga con el paso de los años". "Hay que darles las gracias", confesó tras reconocer que era "un verdadero honor" tener que coronarlas.

Eso sí, la cofradía también dio un itrón de orejas al resto de peñas del desfile de Galiana. "Es lamentable que no haya ninguna por aquí", sentenciaron. Más animada fue después la llegada al escenario del Parche de los "Mojinos Escozíos". La banda liderada por Miguel Ángel Rodríguez, "El Sevilla", comenzó a sonar al filo de las once de la noche.

Arrancaron con la cueva del "Eco" y enseguida consiguieron el efecto al que aludía el tema. "¡Qué marcha tienen!", se escuchó decir entre el público. "Aunque seamos pocos hacemos ruido". Y es que "El Sevilla’ revive a los muertos si hace falta para que el ambiente se caldee". Adrián González lo tenía así de claro instantes antes del concierto estrella del Antroxu de Avilés. Los andaluces, que pisaron Avilés por tercera vez, entremezclaron su rock ‘sinvergüenza’ con la lluvia, que apareció a pocos segundos de que arrancase el guitarreo.

"¿Os acordáis de la última vez que tocamos aquí?", preguntaba "El Sevilla", que hacía hincapié en el "paso de los años" tras haber empezado el espectáculo con "Ueoh" y "El chow chow", temas míticos de la banda que sirvieron "para calentar la garganta". En bermudas, camiseta sin mangas y despeinado, el líder de los "Mojinos" retó a los seguidores a que abandonasen los paraguas y cantasen con ellos temas "con la letra facilita". Con el ambiente ya caldeado, "El Sevilla" concedió el deseo a sus asistentes con un programa de canciones "de las viejas" que causaron furor entre el público. "Las burbujitas", "Qué güeno que estoy" o "Al carajo" pusieron patas arriba el Parche, que se rebeló, y mucho, contra la lluvia.