Los geólogos instan a "una mayor inversión" para la reapertura del túnel de Arnao

"Luchar contra el agujero de la base de La Peñona es como pelear contra los elementos", apuntan los expertos sobre el estado del mirador

Señalización del corte de tráfico en el túnel de Arnao. | Mara Villamuza

Señalización del corte de tráfico en el túnel de Arnao. | Mara Villamuza / Noé Menéndez

Noé Menéndez

Noé Menéndez

"La Peñona dudo mucho que la vayan a abrir. Con el túnel de Arnao soy más optimista, si se invierte más se puede arreglar", coinciden los estudiosos en el perfil geológico de los acantilados castrillonenses. Pasan los meses y tanto La Peñona como el túnel de Arnao, dos de los emblemas de Castrillón, siguen cerrados al público. Los vecinos comienzan a impacientarse por unas obras que no parecen tener fin. Por su parte, los expertos creen que el futuro, sobre todo el del famoso mirador, no es esperanzador.

El mirador de La Peñona. | Mara Villamuza

El mirador de La Peñona. | Mara Villamuza / Noé Menéndez

"El margen occidental de La Peñona tiene una serie de fracturas que pueden conducir a una caída de los restos, por eso se mantiene cerrado", explica Julio López Peláez, geólogo, quien apunta que la zona ha vivido una "degradación importante" los últimos años, lo que hace que sea peligroso abrir el mirador al público. "Si las personas pasean por ahí se produce una vibración que provoca que todo vaya a peor", señala. Además, el peso de toda la estructura no favorece al futuro de este balcón al mar. "Todas esas toneladas hacer que La Peñona esté presionada. Soy partidario de que se cierre al público, para quitar el hormigón y dejar que el tiempo actúe. Va a acabar cayendo al mar", sentencia el geólogo.

Laura Rodríguez, geóloga de la Universidad de Oviedo, cree que intentar frenar la erosión de La Peñona y el agujero que se ha creado en la base es "luchar contra los elementos". "Habría que tomar datos de los planos perfectos que hay por encima, para ver las posibilidades que hay de que se caiga o de que el mirador se desplome. Hace falta un estudio especifico que no se ha hecho", indica la castrillonense, quien considera peligroso que el lugar se abra al público porque "podría ocurrir una desgracia". "Hay veces que se puede tener una falsa sensación de estabilidad. Hay muchos puntos en la zona donde se puede ver sin necesidad de ir al mirador", apunta. Por su parte López opina que ahora hay que dejar pasar el tiempo para ver qué ocurre. "Costas no va a dar marcha atrás", afirma el geólogo.

Lo que parece tener solución es el túnel de Arnao. "Acabarán arreglándolo. Se necesita una intervención importante, pero se puede arreglar. Además, no se pueden permitir el lujo de tenerlo cerrado durante mucho más tiempo", comenta López, quien aprecia que, igual antes de arrancar la intervención, "no valoraron en su justa medida lo importante que podría ser la obra", por eso, cuando parecía que estaba acabada, tuvieron que replantear todos los panes. "Si se invierte un poco más seguro que consiguen encontrarle solución", indica.

"Cuando interpones una barrera muy perpendicular, por ejemplo, colocando escolleras, el problema puede llegar a agravarse. Se debe realizar un estudio más a fondo para solucionarlo", asegura Rodríguez, quien señala como origen de los problemas en la zona a la roca caliza, que por sus características se disuelve con el agua. "Antes los extremos ya estaban muy afectados, ahora supongo que el problema se ha generalizado a toda la zona", comenta la geóloga Laura Rodríguez.

El Alcalde de Castrillón, Eloy Alonso, explicó semanas atrás que "Patrimonio nos tiene que decir si les parece bien o no las modificaciones que nos dijeron que había que hacer para seguir interviniendo en el túnel. Hasta que Patrimonio no dé el visto bueno, no se puede hacer nada. En julio estaba al 50% y decían que quedaban tres meses para acabar la obra, pero ahora dependemos de ellos". Y es que ni los técnicos del propio Ayuntamiento se atreven a poner plazos, al igual que con la Peñona, que ahora mismo está en manos de Costas.