Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Mariño

El futuro de la Atención Primaria

La falta de personal médico en los centros de salud

La certeza de que falta poco para que volvamos a la normalidad ha provocado que vuelvan viejos problemas como el de los centros de Primaria, que si hace dos años estaban mal ahora están peor porque en todo ese tiempo se atendió a lo principal, que era el virus, y no se hizo nada por resolver las carencias. Circunstancia que la gente entendió y asumió con resignación y paciencia. El sentir mayoritario era que vivíamos una situación excepcional y eso disculpaba la demora en las citaciones y, prácticamente, todo.

Pero esa situación ya pasó. Se acabó el paréntesis. Volvemos a una realidad en la que el déficit histórico de médicos y enfermeras que soportaban los centros de salud es todavía mayor y se ha convertido en un problema que exige una solución inmediata. Y no me gusta que los responsables de sanidad hayan dicho que están trabajando en soluciones imaginativas. Casi nunca son de fiar. Siempre que sale el tema recuerdo que los coches venían, de fábrica, con una rueda de repuesto normal hasta que, por una solución imaginativa, sustituyeron aquella rueda por otra sietemesina, peligrosa y ridícula, que era como salir a la calle con un zapato y una zapatilla. Pero ahí no acabó la cosa. Volvieron a echarle imaginación al asunto y pasamos de aquella rueda galleta a que los coches vengan sin rueda. Ahora vienen con un kit de emergencia para que nosotros mismos arreglemos el pinchazo.

Las soluciones imaginativas suelen ser eso: un cinco por ciento de imaginación y un noventa y cinco de ir a peor. De modo que ya sospecho qué pueden estar tramando los responsables de sanidad. Sobre todo porque han empezado con comentarios como que el concepto que tenemos de los centros de salud ha quedado muy anticuado. Al parecer, estamos mal acostumbrados. Estamos demandando más servicios médicos que nunca, a pesar de que nunca había existido un nivel de salud tan elevado como el que hay ahora.

Apuntan que entre un 15 y un 20% de los que acuden a los centros de salud, no tienen motivos. Y en previsión, pienso yo, de las soluciones imaginativas que están preparando, aseguran que, en el 90% de los casos, las consultas pueden resolverse de otra manera. No dicen que por teléfono, pero añaden que la implantación mayoritaria de la telemedicina en la sanidad pública permitiría un uso más eficiente de los recursos, aliviaría la presión sobre los centros de salud y reduciría las listas de espera, ofreciendo, además, una solución a quienes vivan en la España vaciada, que así no verían mermada su calidad asistencial.

Pueden hacer mil estudios y darle las vueltas que quieran, pero es imposible que disimulen una realidad que apabulla. En Primaria ocupamos el puesto 19 de los países de Europa. Solo están igual, o peor, Letonia, Eslovenia, Bulgaria, Turquía y Grecia. Los cálculos de la OMS para España suponen que el sistema público de salud español necesitaría 87.000 profesionales más para garantizar la seguridad de los pacientes y equipararse con el de los países de su entorno. Así que no caben las soluciones imaginativas. No es cuestión de discurrir, sino de contratar a más médicos y enfermeras.

Compartir el artículo

stats