Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther García López

Samaín

Calechos y filazones onde se caltuvieron tradiciones milenaries

Hai unos díes tuvi’l gustu de participar nun calechu en Babia, convidada a recitar los mios versos pola Asociación Calechos de Babia y Luna, presidida por Elías Valcárcel. Agradezo la invitación, porque foi una velada de poesía, música, cuentos y anécdotes de los más prestoso que me fixo recordar los filazones que se facíen n’Asturies hasta que la tele llegó a les cases y sustituyó aquelles xuntes nocherniegues que daben pa tanto.

Los calechos entamen enantes de la cena. Los filazones yeren dempués. Na casa que tocaba, los neños tábemos sollertes pa escuchar tolo qu’ellí se cuntaba, asina deprendimos lleendes y cuentos, cantares y costumes y otres munches coses. Les muyeres filaben, y texíen, porque yera (inda ye) condición de la muyer nun perder el tiempu. Amás de preparar el cafetín o les castañes cuando la collecha; castañes asaes na chapa o cocíes y sirvíes con lleche, que tán perbones. Por veces chocolate calentín y nun faltaba una copina d’anís corriente pa calecer el cuerpu. Yera siempre pela nueche, cuando yá s’acababa la xornada de llabor. Qué prestoso xuntase los vecinos, grandes y pequeños. Los neños dormecíamos y velábemos, mientres los mayores repetíen cuentos y bilordios de tolo socedío nel pueblu. Y dalgo siempre apezquitábemos.

Agora tenemos la tele pa informanos de lo que pasa hasta nel cabu’l mundu. Mal cambiu, pero yá nun vamos volver p’atrás.

Nesi contestu del filazón tresmitiéronse dende cuantayá les tradiciones. Yo bien m’alcuerdo de la nueche de los difuntos, que sentíemos ciertu respetu, y deitábamonos col mieu nel cuerpu porque creíemos dafechu que les ánimes volvíen de visita y, si acasu, a buscar lo que necesitaben nel más allá. Había que dexa-yos delles viandes pa que comieren. Esta creencia, ya la había na cultura celta, que celebraben nestes feches el samaín. Y llegó hasta los nuesos díes.

Nun se m’escaecen los sustos que nos daben cuando dalgún escachapiedres nos gastaba bromes a los más miedosos nes nueches de filazón cuando nos poníen una calabaza con lluz dientro (una vela) que s’asemeyaba a una calavera lluminosa.

Estes bromes coles calabaces puen considerase la herencia del samaín que celebraben los celtes, dende’l 31 d’ochobre al 1 de payares que sirvía como celebración del final de la temporada de collecha, considerada como l’Añu Nuevu Celta y por supuesto precursores de la celebración del halloween, tan estendíu güei a lo llargo de la nuesa xeografía, pero ensin escaecer que tien el so orixe na cultura de nós,

El samaín yera una nueche d'espíritos na que les lleis del tiempu y l'espaciu nun se teníen en cuenta, faciendo posible que los espíritos de los muertos se comunicaren colos sos seres queríos. Nesta dómina créese que surdió la tradición de les mázcares, precisamente pa facer fuxir a los espíritos malos.

Esta celebración llega a los Estaos Xuníos a mediaos del sieglu XIX de la mano de los irlandeses y afítase ellí a primeros del sieglu XX. Hai unes décaes vuelve a Europa y acoyémosla como dalgo novedosu anque nun lo seya. El halloween ye güei una mestura de tradiciones, modes, ganes de divertise y una bona dosis de consumismu.

Pero tolo que seya motivu de diversión, hemos a aprovechalo de la meyor manera posible, ensin que se nos vaya de les manes. Agora too se magnifica.

Sicasí, vampiros, chupócteros, pantasmes y otros más, podemos alcontralos a diario peles calles, porque hai abondos ente nosotros.

Compartir el artículo

stats