Opinión | La columna del lector

Ana Isabel Gil Blanco (y 3 firmas más)

Agravio en las escuelinas

Incertidumbre: falta de certidumbre; sinónimos: inseguridad, inquietud, desasosiego, duda, recelo, sospecha (RAE). Así podría definirse el estado de ánimo de las técnicas de educación infantil del Ayuntamiento de Avilés después de que se haya anunciado la inminente puesta en marcha de la red autonómica de Escuelas Infantiles del Principado de Asturias. Una red que nos integrará en la plantilla del Principado, pero bajo un tejido que aún desconocemos.

El Ayuntamiento de Avilés no quiso en su momento incluirnos en sus procesos de estabilización (aduciendo que la educación no es una competencia municipal), con lo que nuestra relación laboral tiene carácter de indefinida, pero no fija. Todo parece indicar que esta relación será la que se mantenga cuando nos integremos en la Consejería de Educación, lo que implica que según la ley 20/21 de 28 diciembre de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público, nuestro "nuevo" contrato tendrá una duración máxima de tres años, tras los cuales deberemos pasar por un nuevo proceso selectivo para poder acceder a una plaza fija (ya pasamos por uno para ocupar nuestro puesto actual como técnicas).

Es un agravio comparativo con otras profesionales técnicas educativas como nosotras... ante unas mismas exigencias de titulación, categoría laboral y funciones, nuestra futura situación contractual con la Consejería de Educación estará determinada por una decisión de este Ayuntamiento.

Aún está a tiempo de iniciar un proceso de estabilización para nosotras, 21 años de escuelas de primer ciclo algo pesarán... Es cuestión de voluntad. Y la Consejería está a tiempo de elaborar una ley que pueda integrarnos en igualdad de condiciones y con la seguridad de un contrato fijo. Por favor, que alguien rompa con esta incertidumbre.